Cómo escribir un cuento infantil con moraleja

Entretener a los más pequeños e inculcarles a la vez unos valores es posible si se sabe cómo escribir un cuento infantil con moraleja

Enseñar valores y actitudes a los niños a la vez que entretenerlos es posible si se emplean para ello los cuentos adecuados. Por ello, saber cómo escribir un cuento infantil con moraleja, será una utílisima herramienta para padres y educadores en su labor de inculcar a los pequeños ideas y conceptos de forma sencilla.

El bien contra el mal: un clásico
Una de las fórmulas para saber cómo escribir un cuento infantil es comenzar por la idea de la moraleja que se quiere enseñar e insertarla de la forma más compacta en la trama asociada. 

Está el clásico de narrar una historia que incluya un modo de actuar malo, que genera resultados peores para el personaje malo, y un modo de actuar correcto, que se desvelará al final de la trama. Desvelándose la moraleja del cuento y las ventajas que tiene el actuar de un modo correcto. 

Elegir el personaje malo idóneo
El personaje malo es el que tienta al protagonista a hacer algo que está mal, ya sea incitándole directamente o burlándose del protagonista por no actuar de dicho modo. Se lo pinta como correcto, resultando engañado el protagonista, pero luego se desvelará que era una mala acción.

Es importante, a la hora de saber cómo escribir un cuento infantil, que el personaje se asocie con la maldad pero sin elegir a un personaje que de pánico a los niños o que esté demasiado asociado a su vida cotidiana.

Por ejemplo, un coyote es un buen personaje porque los niños no los ven, pero un profesor que se come a los niños no es una buena idea, porque es alguien con quien conviven a diario. La idea es cómo crear un cuento infantil, no cómo lograr que los niños no quieran ir al colegio.

El personaje protagonista
Cuándo se trata de escribir un cuento infantil, algo a elaborar meticulosamente es la personalidad y actitud del personaje principal. Lo más común es que sea ingenuo, creyéndose lo que le dice el personaje malo, actuando mal, pero dándose cuenta a tiempo del error; y corrigiéndolo, bien sólo o con la ayuda de otros personajes amigos.

Si la inspiración no llega
Teniendo presente siempre la moraleja a transmitir, la elección de personajes y escenarios, el escribir un cuento infantil con personajes y escenarios atractivos para los niños será una tarea más sencilla, preguntando a los propios niños sobre sus cuentos infantiles favoritos