Cómo escribir un informe de negocios

Tener como tarea la redacción de un informe de negocios óptimo requiere un proceso previo de recolección de material así, como ordenar las prioridades argumentativas.

En un informe de negocios se debe ser rigurosamente conciso y fluido, en virtud de lo cual se emplearán las palabras precisas para explicar lo que se pretende y en todo caso se acompañará con documentación destinada a respaldar la exposición. Hay que dejar en claro desde un primer párrafo y en lo posible desde el título la situación que se quiere comunicar y seguir un orden en el planteamiento.

Hacer y rehacer a conciencia

Una vez que tengamos delimitado el asunto al cual referirá el informe de negocios, se debe recabar todo el material posible de apoyo, leerlo detenidamente y elaborar un primer borrador, que tendrá sucesivas correcciones hasta alcanzar con certeza la forma definitiva.

 

La idea fundamental constituirá el núcleo del escrito y debe estar en carácter introductorio, seguido de un desarrollo del asunto con argumentaciones claras y datos específicos, cerrando con las conclusiones. Conviene adjuntar un anexo documental.

 

El título del trabajo debe revelar exactamente el tema a tratar, se puede colocar cuando se comienza la redacción y luego corroborar si es el encabezamiento adecuado. En la primera página pueden figurar los puntos de un temario, a manera de índice orientativo.

Exigencias a considerar

Cuando nos disponemos a redactar un informe de negocios tenemos que saber a quiénes nos dirigiremos. No es lo mismo exponer técnicamente un problema a empleados de nuestra compañía que captar la atención de directivos o manifestarnos ante el requerimiento de otra empresa.

 

De acuerdo a lo que se quiera comunicar seremos más o menos extensos en cuanto a cantidad de hojas. Habrá casos que requieran detalles, reflejar números y estadísticas, hasta quizás convenga aportar documentos, fotos, planos, mapas o cuadros.

 

La construcción expositiva del informe de negocios debe ser clara y lo más objetiva posible; su lectura transcurrirá sin tropiezos. A su término, corroboraremos ortografía y sintaxis de cada frase, elegiremos tipografía y diagramación apropiadas. La presentación invitará sin duda a la lectura.