Cómo evaluar los daños de un accidente de coche

Tras un accidente no basta con determinar el coste de reparar el vehículo, pues existen otros daños, incluyendo los personales, que pueden ser incluso mayores.

Daños como el lucro cesante o, en caso de lesiones, los gastos médicos y el daño moral, son normalmente mucho más altos que la simple reparación del coche cuando se ha producido un accidente. Por ello es fundamental conocer todos aquellos que pueden resarcirse y cómo evaluarlos al momento de una reclamacion.

Daños a la propiedad en un accidente

Un accidente automovilístico puede ocasionar daños al patrimonio de los dueños de los vehículos y sus ocupantes. El más evidente es al coche en sí, tanto a las piezas de la carrocería como a la maquinaria. Si el vehículo está asegurado contra este siniestro, el perito de la compañía de seguros hará la tasación correspondiente. De lo contrario, las facturas de la reparación del taller tras el accidente constituyen una prueba suficiente.

 

Pero adicionalmente a un accidente y su reparación hay otros daños, como el emergente y el lucro cesante. Si la persona ha tenido que alquilar un coche o utilizar taxis mientras efectúan las reparaciones de su automóvil, este es un daño resarcible, hasta el monto del coste de dichos servicios sustitutivos, con las correspondientes facturas.

 

Si además el coche del accidente era utilizado como medio de generación de ingresos, lo que el afectado deje de ganar durante el tiempo que duren las reparaciones, también debe ser compensado. La prueba de este caso puede resultar un poco más complicada, pues habrá que presentar justificantes de dichos ingresos.

Daños a las personas en un accidente

El cuerpo y la salud emocional de los ocupantes del vehículo durante el accidente pueden resultar afectados, desde heridas hasta una trágica muerte o un trauma psicológico. Dependiendo de la gravedad de dichas lesiones, su carácter permanente o no y, en este caso, de la duración de la convalecencia, certificadas por una autoridad sanitaria oficial, el daño resarcible será mayor o menor.

 

Dichas lesiones generan también gastos médicos e influyen en la capacidad del afectado para generar ingresos y para llevar una vida normal. En el caso de España, la legislación de tráfico incluye un baremo para determinar la compensación por daños que el culpable del accidente debe pagar a las víctimas, tomando en cuenta todos los elementos y factores a los que se ha hecho mención.