Cómo evitar la fatiga después del parto

Los cuidados que requiere un bebé después del parto generan mucho desgaste en la madre, por lo que para evitar la fatiga de esta se requiere un reparto justo de tareas con el padre.

Después de realizar todo el esfuerzo para dar a luz, la sensación de felicidad será de las más plenas jamás experimentas. Al tener el bebé en casa la responsabilidad de los padres será cuidar y velar por su salud, sin embargo esta no es una tarea simple, principalmente por el tiempo y dedicación que un recién nacido exige, siendo necesaria una buena organización que equilibre las actividades, evitanto que la fatiga y el estrés recaigan sólo en la madre.

Dormir lo máximo posible

  • La forma más efectiva de evitar la fatiga es descansar apropiadamente, lo que a su vez resulta ser lo más complicado, pues un bebé duerme aproximadamente 16 horas al día, pero lo hace en periodos de tres horas, despertándose continuamente.
  • Es recomendable tener siestas cortas cuando su hijo lo haga, debiendo organizarse para que se delegue las demás responsabilidades a la pareja o entorno más cercano.
  • Se puede consultar con el pediatra cuándo es recomendable llevar a su bebé a un cuarto propio en el cual duerma, si bien deberá acudir cuando empiece a llorar o necesite cuidado, la calidad del tiempo que duerma será mayor a cuando lo hacía junto a su hijo. Establezca horarios en los cuales pueda descansar evitando cualquier interrupción, incluso limitar las visitas.

 

Alimentación y ejercicio

  • La alimentación será fundamental para adquirir los nutrientes y mantenerse con energía, sin embargo a pocos días de dar a luz se debe evitar obsesionarse con perder peso, en primer lugar debe centrarse en su recuperación total. Se deben consumir vegetales, fruta, cereales, leche, carnes y pescado teniendo en cuenta que se deben evitar las grasas, es decir preparar los alimentos de la forma más natural posible.
  • El ejercicio ayuda a evitar la fatiga y el estrés, por tal ir de vez en cuando a la piscina o incluso salir a pasear con el bebé ayudará a despejarse y eliminar las toxinas. En esta etapa aún no puede realizar ejercicios que requieran una mayor actividad física, pero a medida que se estabilice las actividades y responsabilidades podrá realizarlas.