Cómo evitar los cargos financieros con las tarjetas de crédito

Pagar la totalidad del saldo mensualmente y aprovechar el periodo de gracia son las claves para no asumir los cargos financieros de estos instrumentos crediticios.

Muchas veces las tarjetas de crédito se convierten en una pesadilla, al no poder pagarlas, especialmente por los altos cargos financieros que implican. Por ello es fundamental manejar algunos consejos básicos que ayudarán a mantener manejables los balances y evitarán una catástrofe económica personal.

Qué son los cargos financieros

Las tarjetas de crédito tienen dos costes: los administrativos, que son montos fijos cobrados periódicamente por la emisión y derecho a uso de dicho instrumento de pago y financiación, y los cargos financieros, que son los intereses que cobra el emisor de la tarjeta cuando los pagos no se hacen al vencimiento sino que se financian.

 

 

Puesto que dicha financiación no es por montos muy altos y puede dividirse en varios pagos mensuales, incluso años, muchas veces el cliente no nota su impacto. Sin embargo, lo cierto es que los intereses cobrados por este tipo de instrumentos son los más altos del mercado, sobrepasando normalmente el 26% anual, frente al 4% anual de las hipotecas, por ejemplo.

 

Evitar los costos financieros

Se debe evitar financiar compras con la tarjeta de crédito o, de ser esto inevitable, reembolsar el préstamo más pronto posible. Adicionalmente, deben contratarse las tarjetas que realicen los cargos financieros más bajos, teniendo en cuenta cuánto cobran por las cuotas de administración y mantenimiento, pues si estas son muy altas, el efecto seguirá siendo el mismo.

 

 

Las adquisiciones de bienes y servicios con el llamado "dinero plástico" tienen un periodo de gracia entre la facturación y la fecha de cancelación, durante el que no se cobran cargos financieros y que puede significar una financiación de hasta 50 días, siempre que se realice el pago en el plazo.

 

 

Por en ejemplo, suponiendo que la fecha de corte sea el 20 de cada mes y la fecha tope de pago sea el día 10 del mes inmediatamente siguiente, alguien que efectúe una compra con la tarjeta de crédito el día 21 de enero, no tendrá que pagarla hasta el día 10 de marzo, sin que se causen cargos financieros por esa operación.