Cómo evitar ponerse de los nervios antes de un examen

Preparar bien el examen, alimentarse y descansar adecuadamente así como usar técnicas de autocontrol, son las soluciones más eficaces para no ponerse de los nervios ante la llegada de un examen.

Con la llegada del deseado fin de curso, vienen también los temidos exámenes finales, situación ante la cual todo estudiante empieza a ponerse de los nervios y a dudar de su capacidad para superar tan duras pruebas. Así pues, entran en un estado de ansiedad cuyos síntomas principales son inquietud, irritabilidad, fatiga, dificultad para concentrarse, tensión muscular, dolor de cabeza, insomnio, sudoración excesiva, dificultad para respirar y síntomas gastrointestinales diversos. Para controlar estos momentos, existen varios métodos muy efectivos que permitirán reducir el nivel de estrés que conlleva este tipo de etapas y servirán como aprendizaje para futuras situaciones tensas que se producirán a lo largo de sus vidas.

Preparar bien el examen
Es la clave para dominar la ansiedad y evitar ponerse de los nervios. Para ello, se debe elaborar un plan de estudios adecuado, organizando el material que se tiene que estudiar, administrando el tiempo disponible para hacerlo y cumpliendo diariamente los objetivos marcados hasta que el estudio se convierta en un hábito.

Cabe destacar que cada dos horas de estudio, conviene realizar una pausa de unos quince minutos para poder asimilar los contenidos aprendidos, y que no es nada provechoso estudiar el día previo al examen aquello que se ha podido memorizar antes, ya que no se absorberá nada correctamente. Ese día se debe guardar para dar un repaso general al temario y para relajarse y estar fresco al día siguiente.

Alimentarse y descansar adecuadamente
Es otro de los factores más importantes en la época de estudios. Está comprobado que si se aumenta el consumo de frutas, verduras, legumbres e hidratos de carbono, y se reduce la ingestión de alimentos ricos en azúcares, de cafeína y de comidas pesadas, se conseguirá un mejor rendimiento y una reducción de estrés considerable.

También es necesario dormir ocho horas diarias, para levantarse descansado realmente, así como practicar deporte, liberando la tensión acumulada del cuerpo y evitando ponerse de los nervios ante esta situación.

Técnicas de autocontrol
Es imprescindible adoptar una actitud positiva antes de preparar un examen, apartando de la mente cualquier tipo de pensamiento negativo y sustituyéndolos por frases que motiven y den una sensación de confianza en uno mismo.

Si en algún momento no se puede controlar el pánico, se recomienda hacer ejercicios de respiración, inspirando el aire por la nariz, sujetándolo durante unos momentos y expirarlo por la boca lentamente. Estos ejercicios ayudarán a la relajación, impedirán ponerse de los nervios y servirán para que la concentración del estudiante sea total.