Cómo evitar que el desempleo afecte a la salud

El desempleo y sus consecuencias afecta a millones de personas en el mundo. Las pérdidas no son sólo económicas, sino que conllevan enfermedades físicas y psicológicas.

En una situación de desempleo se debe evitar el sentimiento de inutilidad, pues la búsqueda de empleo es un trabajo que requiere horas y esfuerzo, así como controlar la ansiedad, aunque es difícil cuando los recursos económicos se están agotando, dedicando un tiempo a uno mismo, fomentando las aptitudes, descansando, queriéndose y cuidándose.

Cómo afecta el desempleo

Ante el desempleo, sea reciente, de larga duración o inminente, la salud se ve afectada en distintos grados según el tiempo que haga que se está viviendo en esa situación por lo que también se deberá prevenir y tratar si es necesario.

 

El ritmo de vida se ve interrumpido de forma repentina, suponiendo aislamiento social al no poder asumir los gastos derivados del ocio, al verse obligado a no relacionarse con sus antiguos compañeros con la misma asiduidad, provoca ansiedad por la inseguridad de no tener un sueldo fijo. También es posible sentir la autoestima baja al verse rechazado en otros trabajos que requieren una menor cualificación de la que posee la persona, lo que puede llegar a provocar estados de nerviosismo, insomnio, cefaleas, inseguridad o fobias.

 

Por otra parte, el cuerpo se ve afectado por la falta de ejercicio físico, agotamiento psicológico e inicios de depresión, en función del carácter de la persona.

Evitar los efectos del desempleo

Para evitar que la falta de empelo afecte a la salud es necesaria una actitud positiva aunque la situación sea grave. El apoyo del entorno familiar es importante para la persona en esta situación, pues necesita comprensión y sentirse respaldado.

 

Desempleo no significa quedarse quieto; se deben buscar oportunidades, perfeccionar los conocimientos adquiridos y buscar en ellos otra salida laboral, pensar que quizá la vocación en esos momentos sin trabajo puede convertirse en una oportunidad. Agudizar la mente, informarse en los ayuntamientos sobre las ayudas que ofrece el gobierno a la creación de nuevas empresas y no aislarse socialmente, será la vía para enfrentarse a la situación con una actitud positiva y proactiva.

 

Se puede hablar también con otras personas dando un paseo, ellas pueden ser una fuente de ideas para nuevos proyectos, además de obtener información sobre otros puestos de trabajo.