Cómo evitar que se despelleje la piel después de exponerse al sol

El ansia por intentar conseguir un bronceado con rapidez suele provocar que se despelleje la piel, a parte de su efecto antiestético, ha de interpretarse como una respuesta del cuerpo a tal peligrosa agresión externa.

Ese tono bronceado que adquiere la piel expuesta al sol durante el verano está asociado culturalmente a la salud y el bienestar. Ese deseo de adquirir naturalmente un tono dorado y la voluntad de preservar la salud deben ser acciones parejas, de lo contrario, será inevitable que se despelleje la piel de al exponerla agresivamente a los rayos solares.

Consejos para evitar que se despelleje la piel

  • El primero y más obvio de los consejos para evitar que se despelleje la piel es exponerse al sol en los horarios apropiados. Es importante recordar que entre las once de la mañana y las cuatro de la tarde la radiación solar es extremadamente nociva.

 

  • Por otra parte, es esencial utilizar el protector solar adecuado de acuerdo a la tonalidad de la piel. Actualmente existe una oferta increíblemente variada de productos cosméticos de calidad para protegerse del sol a los cuales puede recurrirse previa consulta al dermatólogo.

 

  • Debe recordar que es más probable que se despelleje la piel del rostro y de los hombros, en consecuencia, el protector debe aplicarse en estas zonas cuarenta minutos antes de exponerse al sol y renovarse periódicamente cada dos horas.

 

  • Aún luego de proteger adecuadamente la piel es indispensable mantener el cuerpo hidratado durante el proceso. Con una correcta hidratación se evita que esta se despelleje, conservando su elasticidad.

 

Humedecer la piel para evitar la descamación

  • Después de que la piel ha sido expuesta al sol y al salitre del mar es necesario realizar una hidratación profunda con una emulsión liviana y fresca. Es recomendable evitar las cremas muy perfumadas y elegir productos hipoalergénicos testados dermatológicamente.

 

  • Si se desea utilizar un producto natural para evitar que se despelleje la piel, puede recurrirse a una planta como el aloe vera que refresca, humedece y no presenta contraindicaciones.

 

  • Siguiendo estos consejos antes, durante y después de la exposición solar, evitaremos las molestias propias de la quemadura del sol y obtendremos el anhelado bronceado saludable que nos devuelve la imagen de unas relajadas vacaciones en la playa.