Cómo extraer una astilla de la piel sin dolor

Con simples instrumentos caseros y algunos trucos básicos podemos ahorrarnos la visita al médico y extraer rápidamente y sin dolor, cualquier astilla que haya penetrado en la piel.

Una minúscula astilla, cuando atraviesa la piel, puede provocar desde una simple molestia a un intenso dolor, irritación y en el peor de los casos, una grave infección. Para evitar que la herida se complique, es necesario sacar el cuerpo extraño de inmediato. Con simples técnicas y herramientas que se tienen en el hogar, se puede lograr una correcta extracción sin gritar de angustia.

Técnicas de extracción

  • El primer paso para prevenir infecciones, es lavarse profundamente las manos y limpiar correctamente la zona afectada con alcohol, agua oxigenada o yodo. Tampoco hay que olvidarse de esterilizar todos los instrumentos que se van a emplear, como agujas o pinzas, y tener a mano una crema antibiótica para aplicar después de la extracción, esto ayudará a reducir el riesgo de infección.
  • Una vez limpias las áreas afectadas y las manos, una técnica simple para anestesiar el dolor es aplicar hielo en el área donde está la astilla. De esta forma, la zona se entumece y se logra bloquear la sensación de malestar o al menos disminuirlo. Posteriormente, con la pinza o aguja desinfectada, se procede cuidadosamente a sacar la incrustación, teniendo la precaución de extraer todos los fragmentos para evitar infecciones en la piel.
  • Otro método útil consiste en utilizar la cera que sirve para depilar. Ésta se calienta durante diez segundos en el microondas y se aplica en el área donde se va a trabajar. Tras dejarla secar por cinco minutos, se desprende rápidamente. Si en la casa no hay este tipo de cera, se puede utilizar cinta adhesiva para empaquetar, que tiene una buena dosis de pegamento.
  • La tercera alternativa para sacar la astilla requiere una cucharada de bicarbonato de sodio, una taza de agua y un paño de algodón. Se disuelve el bicarbonato de sodio en el agua y se remoja el paño de algodón en la solución unos minutos, para que absorba bien el líquido. Luego se envuelve el área afectada con el paño y se deja por espacio de diez minutos. El bicarbonato hará que la zona se hinche y la astilla sea más fácil de manipular. Se saca el paño y se presiona cuidadosamente, hasta que salga la esquirla.

Cuándo ir al médico

  • Hay que visitar al médico rápidamente, si la astilla está muy profunda, el dolor es intenso, si la herida presenta pus, cuando la persona afectada es un niño, cuando aparecen síntomas como fiebre y debilidad o cuando se trata de una persona diabética con una astilla está en el pie.