Cómo fabricar jabón

Hacer jabón manualmente no requiere de ningún tipo de conocimiento previo, únicamente se requiere tiempo y materiales básicos como la sosa cáustica y la manteca.

La fabricación del jabón se remonta al año 2800 antes de Cristo y cada una de las diferentes civilizaciones que han existido en el mundo, lo han realizado con diferentes técnicas y materiales para conseguir los mejores jabones del mercado. Realizar uno mismo éste producto, tiene como beneficio el ahorro de dinero que puede costar la compra del jabón en las tiendas o mercados.

Elementos necesarios

  • Para la elaboración del jabón se necesitan un par de guantes quirúrgicos, un cuchillo, un molde de plástico de tamaño mediano, una jarra medidora de líquidos, una olla, una cuchara de plástico o de madera, dos cubos de pintura vacíos y muy limpios, una toalla, una bandeja y una cuchara de metal, 1,6 litros de agua filtrada, 300 gramos de sosa cáustica, 1,6 kilos de manteca, 7,5 mililitros de aceite aromático y ocho gotas de colorante de pastelería.

Pasos para la elaboración

  • Lo primero a realizar para crear el jabón, es medir con una jarra medidora el agua hasta los 1,6 litros indicados y echarlos en la olla. Después poner a calentar el agua de la olla hasta una temperatura cerca de la ebullición pero sin llegar a ella. Una vez caliente, verter el agua en uno de los cubos de pintura. Con los guantes puestos para evitar el contacto con la piel a toda costa, echar la sosa en el agua.
  • Se podrá visualizar la reacción que provoca la mezcla de estos dos elementos expulsando gases durante unos segundos. Seguidamente remover la mezcla cuidadosamente con la cuchara de madera o plástico, mientras se derrite la manteca en la olla a fuego lento. Tras verificar que la sosa cáustica está bien disuelta, verter la manteca en el otro bote de pintura y mezclar el contenido de ambos botes lentamente.
  • Echar el aceite aromático junto con el colorante en la mezcla y remover esperando a que espese y cambie de color. Hay que tener cuidado en éste punto, ya que si se mantiene removiendo demasiado tiempo, la mezcla se cortará y no quedará bien el jabón. Para finalizar, volcar la mezcla en el molde y esperar treinta minutos. Si hay aceite por encima retirarlo con la cuchara de metal.
  • Pasadas unas horas, quedará frío y se podrá cortar. El jabón que se ha realizado no puede ser tocado con las manos ni utilizado para lavar. Habrá que curarlo previamente colocándolo sobre una toalla y cubriéndolo durante unos siete días. Como resultado se obtendrá un jabón de calidad, espumoso y muy útil para realizar las tareas de limpieza personales o de la ropa que sea necesaria lavar.