Cómo frenar con los patines de forma segura

La primera lección que todo buen patinador debe aprender es frenar con patines, ya que el dominio de esta técnica le proporcionará soltura y agilidad evitando caídas y posibles lesiones.

Existen numerosas técnicas para frenar con patines pero lo importante no es conocerlas todas, sino dominar aquellas que vayan más acordes con el estilo del patinador y le hagan sentir cómodo, relajado y, lo que es más importante, con el control de la situación. Se pueden aprender las diferentes técnicas de frenado solo o en compañía de amigos pero, sin duda, la mejor opción es contar con el apoyo de profesionales.

El dominio de la posición del cuerpo

El patinaje es una disciplina donde se conjugan fuerza y equilibrio por lo que, además de una buena forma física, es fundamental adoptar una postura adecuada del cuerpo. Para conseguir un buen equilibrio y, por tanto, un correcto frenado, es preciso familiarizarse con la nueva posición.

 

Aprender a doblar las rodillas con suavidad y determinar de forma automática la pierna en la que deseamos que recaiga el frenado son las claves fundamentales que se deberá mantener bajo control al frenar con patines. El conocimiento de la postura de los brazos ayudará asimismo a conseguir una mayor estabilidad.

 

Antes de pasar a ver las principales técnicas de frenado tengamos presente una consideración inicial de suma importancia. No se debe apoyar nunca el peso sobre el patín que frena pues el resultado sería que en lugar de frenar giraríamos sobre nosotros mismos.

 

Principales tipos de frenado

El frenado básico con el taco es la forma más sencilla de frenar con patines. Se utiliza el taco instalado en la última rueda de uno de los patines, derecho o izquierdo, a elección del patinador, y consiste en avanzar uno de los patines para inmediatamente flexionar ligeramente las rodillas dejando caer el peso sobre el patín trasero con suavidad. Levantando entonces la puntera del patín delantero, el taco comenzará a rozar el suelo provocando la fricción con la que conseguiremos la consiguiente pérdida de velocidad.

 

El frenado en T es el más usado para frenar con patines debido fundamentalmente a su simpleza y efectividad. Se requiere saber mantener el equilibrio sobre un patín al menos durante unos segundos. Al igual que en el frenado básico, hay que avanzar uno de los patines pero, en este caso, será el patín delantero el que soportará toda la carga del peso. El patín trasero se colocará perpendicularmente al sentido de la marcha, formando una 'T' con el delantero, lo que provocará el frenado al evitar el giro de las ruedas.