Cómo funciona la caja negra de un avión

La caja negra es un dispositivo que está presente en todos los vuelos, cuyo funcionamiento suele ser desconocido por el público en general.

Al escuchar acerca de un accidente aeréo, siempre se afirma que se sabrá como ocurrió cuando se encuentre la caja negra, la cual resiste siempre al impacto, y cuyo funcionamiento y el por qué de su resistencia frente a golpes fuertes, altas temperaturas e incluso fuego es fácil de entender.

Qué es y cómo funciona
La caja negra de un avión es un dispositivo del tamaño de un maletín de viaje, de color naranja, que graba todo lo que acontece en la cabina del piloto durante los minutos previos a un accidente aéreo. Las primeras unidades eran de color negro, pero la propiedad de absorber el calor del color negro hace que la temperatura de la caja aumente varios grados más que la del entorno, peligrando con ello la integridad de la caja negra. Esto, unido al hecho de que entre restos de chatarra un artículo de color negro es difícil de encontrar, pero si su color es naranja se encuentra fácilmente, fueron las causas de cambiar el color de la caja de negro a naranja.

En el interior de la caja negra se encuentra un dispositivo de grabación profesional, que registra los minutos del accidente. Se graba la última media hora previa al accidente, si su tecnología de grabación es analógica (grabación en cinta), y las dos horas previas si emplea tecnología de grabación digital (grabación en disco duro).
La grabación sólo puede ser detenida manualmente si el avión está detenido, situado en tierra y con el freno activado.

La caja va grabando continuamente, y cuando está completa va grabando los últimos minutos encima de los primeros ya grabados. Se graban todas las conversaciones que haya en la cabina de mandos,y también las de la cabina de pasajeros ,para lo cual se emplea una segunda caja negra que graba pasajeros y cabina del piloto, la cual se usa para contrastar con la que graba la cabina del piloto. También se graban los parámetros de vuelo: hay 80 parámetros de vuelo, entre los que destacan la altitud de vuelo, el nivel de combustible y la presión de turbinas.

Mecanismos de protección
A pesar de la naturaleza o gravedad del accidente, la caja negra se rescata sin daños. Ello se debe a su estructura y colocación, pues la envoltura externa de la caja negra está realizada de titanio y forrada de espuma ignifuga aislante, para así soportar temperaturas de hasta 1100 grados y pesos sobre ella de hasta 3000 kilogramos, lo cual hace que soporte estar sumergida a 6000 metros de profundidad en el mar, desde dónde, gracias a un potente transmisor inalámbrico incorporado alimentado por una batería de litio, transmite una señal recpetible desde la superficie del mar, durante seis años.