Cómo gestionar los comentarios en una comunidad online

Los foros y portales web ofrecen la posibilidad de escribir y opinar libremente, sin embargo, debido al posible mal uso de esa libertad por parte de algunos usuarios es imprescindible gestionar los comentarios y crear unas normas de participación.

La web 2.0 significa la ampliación de la participación de los usuarios en los debates online y en la forma de compartir la información en redes sociales entre usuarios particulares. Se trata de la democratización de internet, donde todos pueden opinar, escribir y debatir con otros usuarios de forma pública en igualdad de condiciones. Sin embargo esta libertad de expresión y participación puede verse enturbiada por usuarios molestos, maleducados o que incluso transgreden la legalidad. Para evitar un mal uso de los espacios de debates se han de gestionar los comentarios y moderar las charlas.

Crear normas para la comunidad

La primera medida que debe tomarse para gestionar los comentarios de forma eficaz es crear una serie de normas para la participación en la comunidad online que se desea moderar. Muchos portales y comunidades online obligan a los nuevos usuarios a aceptar obligatoriamente un código de conducta antes de poder participar. Este tipo de registro con aceptación de las normas es un buen modo de proteger legalmente a la comunidad online ante una infracción de un usuario y además permite moderar de forma más eficiente en base a unas normas públicas.

 

En caso de que un usuario no respete las normas los propietarios o administradores de la página web tienen un soporte legal para amonestarle o incluso expulsarle definitivamente de la comunidad online. Es el llamado "baneo", que imposibilita que una misma persona expulsada se registre de nuevo bajo otro seudónimo en la misma web ya que esta guarda su dirección IP.

Moderación de los comentarios

Muchas veces un buen código de conducta para un foro es insuficiente para gestionar los comentarios de forma eficaz, ya que los propietarios de una página no pueden estar atentos a todos los comentarios enviados. Una buena solución, bastante extendida, es la de nombrar administradores y moderadores para que se encarguen de la moderación, vigilancia e incluso como punto de información online de la comunidad.

 

Cada vez que un moderador o administrador expulse a un usuario es preciso que este lo argumente en base al código de conducta aceptado por todos los usuarios. Los moderadores deben ser imparciales y ceñirse exclusivamente al reglamento de la comunidad online. Por último también se pueden gestionar los comentarios instalando un sistema de verificación de palabras al escribir, para evitar publicidad y "spam" en el propio foro.