Cómo habituar a nuestro hijo a ver poca televisión

Es bueno que nuestros hijos realicen actividades alternativas a ver la televisión, de forma que se fomenten las actividades deportivas e intelectuales.

Existen muchos tipos de televisión diferente y no todos son aptos para que los vean los niños. Estar frente a una pantalla mucho tiempo al día no es bueno para nuestros hijos, puesto que se propicia el sedentarismo y la falta de concentración y por ello es necesario saber establecer unos límites.

Establecer unos horarios

Lo mejor para habituar a los niños a ver poca televisión es pensar en una hora límite o en un programa concreto que puedan ver y establecer que solo puedan ver la televisión entonces. Puede decidir que sea por ejemplo una hora después de cenar o después de comer, en la que tengan que descansar y no les ocupe el tiempo que realizarían haciendo otras actividades.

Seleccione canales que sean aptos para ellos, en los que haya programas educativos o series adaptadas. Es importante controlar lo que nuestros hijos ven, ya que les influye mucho. Por otra parte, tampoco abusemos nosotros del televisor para que no tomen mal ejemplo de sus padres.

Apuntarlos a actividades deportivas y lúdicas

Lo mejor para evitar que los niños se queden frente al televisor es que tengan otras cosas que hacer. Hay que pensar en algún deporte que les guste o que sus amigos practiquen y aprovechar para apuntarlos a un curso deportivo. Esto les beneficiará enormemente y hará que olviden la televisión a la vez que realizan ejercicio.

También se puede pensar en alguna otra actividad que le interese o en la que pueda llegar a destacar, como actividades musicales, cursos de pintura o clubs de lectura. En resumen, si un niño puede hacer las cosas que le gustan, la televisión pasará a un segundo plano.

Otros pasatiempos para estar en casa

Es una buena idea hacer comprender a los niños que más allá de la televisión existen otras formas de pasar el tiempo en casa. Podemos hacer que se interesen por la lectura con un buen libro, jugando a juegos de mesa con la familia o completando un puzle.