Cómo hacer amigos en una nueva ciudad

El traslado a una nueva ciudad implica muchos cambios a nivel personal, por eso hacer amigos nuevos es una necesidad básica no siempre fácil de conseguir.

Un traslado en el trabajo, el impulso vital de cambiar de entorno o bien siguiendo al amor, supone dejar atrás la residencia habitual para emprender un camino distinto en una ciudad nueva. Conseguir hacer amigos se convierte entonces en una necesidad primordial no solo para hacer más llevadero el cambio, sino para afianzar raíces y enriquecer dicha experiencia.

Hacer amigos antes de cambiar de ciudad

  • En la mayoría de los casos el traslado a otra ciudad requiere de un tiempo previo, más o menos dilatado, en el que se realizarán los preparativos como la mudanza, prospecciones para localizar alojamiento, informarse sobre cuestiones básicas del nuevo destino, trámites burocráticos para cambiar datos, entre otros.
  • En este periodo previo, puede ser una buena idea informar a todos los amigos, familiares, contactos profesionales y allegados de la intención de trasladarse de domicilio y preguntarles si disponen de conocidos en esa ciudad que le puedan servir de guías o apoyo circunstancial. Tomar contacto previo a través del correo electrónico o vía telefónica, es una buena manera de hacer amigos. 
  • Igualmente, internet dispone de una enorme cantidad de páginas web de contactos que pueden poner en comunicación de forma inmediata a personas desde cualquier punto del globo. Este sistema resulta muy utilizado por aquellos que no pueden o no quieren recurrir a la recomendación más personal de sus conocidos. 

Cómo hacer amigos una vez instalado

  • Si no ha sido viable obtener contactos a través del entorno, y la idea de utilizar páginas de contactos resulta poco atractiva o no ha resultado bien, se puede recurrir a la "interacción personal". Esto es, el clásico y viejo método de abordar a alguien para preguntar cualquier cosa y tratar de continuar la conversación.
  • Con tacto, respeto y una buena carga de simpatía, muchas grandes amistades han comenzado de forma casual a través de un encuentro en la calle, en una tienda, a la salida de un cine o en una exposición. Cualquier lugar puede ser adecuado para provocar un acercamiento. El azar, la oportunidad y el encanto personal harán el resto. 
  • Otra buena forma de hacer amigos es apuntarse a algún curso interesante, que además de reportar conocimientos y satisfacción personal, funcionará como vehículo para poner en contacto a personas con inquietudes similares, lo que sin duda, facilita la amistad. 
  • El gimnasio es otro lugar de encuentro en el que poder conocer nuevas personas con las que entablar amistad, así como el lugar de trabajo. Una actitud abierta y cordial, respetuosa y amable serán excelentes atributos que ayudarán a hacer amigos en una nueva ciudad.