Cómo hacer el mejor pierogi de pollo

El pierogi de pollo es un famoso y delicioso plato polaco que consiste en rellenar una masa casera con ingredientes como el pollo y acompañarlo con la salsa de su elección.

Una de las recetas más ricas y fáciles de preparar es el pierogi de pollo, un plato ideal para las reuniones familiares, ya que se pueden hacer grandes cantidades sin tener que gastar mucho dinero y además el anfitrión queda ante sus invitados como el mejor de los chefs. Una de las grandes ventajas de esta clase de comida es que tiene muy buena presentación, lo que permite que se pueda acompañar de un buen vino ya sea tinto o blanco.

Pasos para la preparación

Como primera medida se comienza a hacer la masa con la que se va a envolver la preparación del pollo. Para esto se colocan en un bol dos tazas de harina, tres cuartos de agua caliente, un huevo, una cucharada de aceite y media cucharadita de sal. Luego se revuelve todo muy bien hasta que queden bien incorporados todos los ingredientes, se deja reposar esta preparación por diez minutos y a continuación se procede a amasar hasta obtener una mezcla suave y homogénea que se desprenda por sí sola de los dedos.

 

Para hacer el pierogi de pollo el siguiente paso es hacer pequeños bollitos de masa y se aplastan con la ayuda de un rodillo de madera, de tal forma que se tengan varias tapas de ocho centímetros de diámetro para rellenar. Una vez se haya terminado este proceso se comienza a hacer el relleno. Para este se cocinan dos pechugas de pollo, se cortan en pedazos muy pequeños y se colocan en un recipiente con dos cucharadas de crema de queso, sal y pimienta al gusto.

Últimos toques

En este punto en una sartén se agregan dos cucharadas de aceite de oliva con dos cebollas, dos ajos, dos tomates y un pimiento, todo muy bien picado, luego se ponen a freír a fuego lento por diez minutos y se le incorpora la preparación con el pollo, se revuelve y se saca del fuego a reposar hasta que se enfríe completamente.

 

Para terminar de preparar el pierogi de pollo se procede a rellenar las tapas y a cerrarlas con la ayuda de un tenedor de tal manera que tengan una forma semicircular. Después se coloca al fuego un recipiente con agua, aceite y sal hasta que llegue a su punto de ebullición. A continuación se incorpora cada pierogi de pollo, que estarán listos cuando suban a la superficie. Finalmente se sirven con una salsa blanca o roja según sea su gusto.