Cómo hacer fajitas cuando tienes visitas

Para esas ocasiones en las que tienes visitas y no sabes qué preparar, hacer fajitas de pollo o carne es una opción fácil y deliciosa.

No siempre las visitas vienen de forma esperada, por lo que nos vemos obligados a preparar una velada para varios comensales en tiempo récord. En estos casos hacer fajitas puede ser todo un acierto, ya que sin ser una cena súper elaborada y gastándonos poco dinero, agradaremos a todos nuestros invitados. Sólo se necesita carne magra, pechuga de pollo (una solo tipo o ambas, a nuestra elección), cebolla, pimientos rojos y verdes, ajo, comino y tapas para fajitas.

Elaboración
Esta receta es para seis personas, por lo tanto, si se quiere hacer fajitas para una cantidad distinta de gente, se comprarán más o menos ingredientes en función del número de comensales. En primer lugar, se pican dos cebollas en trocitos bien pequeños y se rehogan en una sartén con una cucharada sopera de aceite a fuego lento. Mientras tanto, se van picando dos dientes de ajo y se añaden al salteado, el cual sazonaremos con sal y pimienta. Removemos con brío. Luego se pica, también en trocitos pequeños, un pimiento verde y uno rojo y se añaden a la sartén. Removemos durante unos minutos y retiramos momentáneamente la sartén del fuego.

La preparación ha de dividirse en dos partes, una para el pollo y otra para la carne. Tomaremos 750 gramos de pechuga de pollo y 750 gramos de carne magra, cortando ambas en cubos pequeños. Se agrega el pollo troceado a una de las partes de la mezcla y la carne magra a la otra porción de salteado. Siempre a fuego lento hasta que ambas estén bien hechas. A la carne se le pueden añadir dos cucharaditas de comino o de otras especia que nos guste.

La mejor presentación
Se pueden tener los rellenos listos con antelación y calentarlos para hacer las fajitas cuando ya hayan llegado los invitados. No hay menú de fajitas que se precie sin la compañía de unas buenas tapas, que incluso se pueden conseguir ya preparadas en el supermercado. Para unas tapas auténticamente caseras, se ha de encender el horno a fuego moderado y colocarlas en una fuente o asadera hasta que estén doradas y un poco crujientes. Para seis personas se aconseja preparar no menos de 18 tapas. Tras retirarlas del horno, y ya con los rellenos calientes, se sirven ambas cosas para que cada comensal arme cada fajita a su gusto.