Cómo hacer merengue para pasteles

Los pasteles de merengue son un postre muy apreciado por todos, especialmente por los más pequeños. Realizar en casa un delicioso merengue para pasteles es sencillo y económico.

 

Un excelente relleno para todo tipo de pasteles es el merengue, ya que se trata de un dulce que gusta a todos, especialmente a los más pequeños. A continuación le indicamos cómo hacer merengue para pasteles, de una forma fácil y en su propia cocina. Elegimos la receta de merengue italiano, debido a que, al realizarse en caliente, eliminamos los posibles riesgos que pueda ocasionar el uso de huevo crudo de la receta clásica del merengue.

Ingredientes para elaborar merengue para pasteles

  • Necesitaremos cuatro claras de huevo. No se echa la yema, pues si lo hiciéramos, en lugar de merengue obtendríamos crema pastelera.

 

  • En lo referente al azúcar, la cantidad a añadir depende de lo dulce que queramos que esté el merengue. Usualmente se echan 200 gramos. Para darle el toque característico también es necesario utilizar unas gotas de esencia de vainilla.

 

Elaboración

  • Se echa el azúcar en una cacerola, añadiendo agua hasta empapar todo el azúcar. A continuación se pone al fuego, hasta obtener un almíbar que esté a punto de bolita blanda. Para saber si está en su punto, tome un poco del contenido y échelo en un vaso con agua fría. El almíbar no debe disolverse en el agua, y al tomarlo entre dos dedos, se forma una bolita de consistencia blanda. Alcanzar el punto de bolita blanda suele tardar unos quince minutos.

 

  • El siguiente paso para elaborar merengue para pasteles es batir las claras hasta que se alcance el punto de nieve, y, sin dejar de batir, ir añadiendo poco a poco el almíbar y las gotas de esencia de vainilla.

 

  • Es conveniente batir con batidora eléctrica, usando el accesorio para montar. Bata la mezcla hasta que el merengue tenga una consistencia firme.

 

Nota adicional

  • El refinamiento del azúcar aumenta el grado de suavidad del merengue para pasteles, por lo que, si quiere un merengue de textura muy suave, puede conseguirlo usando azúcar glass o impalpable.