Cómo hacer pulpo a la gallega en casa

El pulpo a la gallega es uno de los platos más populares de la gastronomía de Galicia, cuya receta se ha extendido por toda España, convirtiéndose en una de las tapas más solicitadas.

El pulpo a la gallega es un plato típico de Galicia que, originariamente, se preparaba en los días de feria. Hoy en día es el plato estrella de los días festivos, siendo muy fácil encontrar en cualquier esquina de las calles de esta región una “pulpeira” que cocine y venda raciones de este delicioso manjar.

Ingredientes (para cuatro personas)

Para elaborar la receta de pulpo a la gallega necesitaremos un pulpo entero de dos kilos, aproximadamente, una cebolla grande, dos dientes de ajo, pimentón dulce, pimentón picante, unas hojas de laurel, sal gorda y aceite de oliva virgen.

Elaboración del plato

Antes de preparar pulpo a la gallega, conviene congelarlo previamente, y, el día anterior a su preparación, descongelarlo, pues con este proceso se consigue ablandar la carne del pulpo, evitando que quede duro y correoso. Si se prefiere, también se puede golpear varias veces contra una superficie, pues es la forma en que se hacía tradicionalmente.

 

Una vez realizado alguno de estos métodos, limpiaremos el pulpo y pondremos a calentar en una olla grande, la receta original indica que tiene que ser de cobre, abundante agua con las hojas de laurel y la cebolla. Cuando esté hirviendo, cogeremos el pulpo y lo sumergiremos en el agua, sacándolo y metiéndolo, tres veces, ya que así mantendrá su piel una vez esté cocido. Después, pondremos el fuego al mínimo y lo coceremos, sin taparlo, durante una hora y media o hasta que el pulpo esté suficientemente tierno.

 

Entonces sacaremos el pulpo del agua y, en un plato de madera, cortaremos la cabeza en pedazos pequeños y los tentáculos en rodajas de un centímetro de grosor, aproximadamente. Para finalizar, espolvorearemos encima sal gorda y una mezcla, al gusto, de los dos pimentones, añadiremos el ajo bien picadito, y lo rociaremos todo con un buen chorro de aceite de oliva. Si se desea, se puede servir el pulpo a la gallega acompañándolo con unas patatas cocidas en la misma agua donde se ha cocido el pulpo.