Cómo hacer quesadillas con pan y tranchetes

Un trozo de pan y tranchetes no parece ser la base de un sabroso plato, sin embargo con un poco de ingenio se pueden hacer quesadillas para chuparse los dedos

La nevera casi vacía, y entre los pocos ingredientes que la habitan hay un trozo de pan duro y unos tranchetes. Esta es una situación que a más de un joven que vive sólo le sonará familiar... Por eso cuando un bocadillo de pan duro con tranchetes no apetece demasiado, hacer quesadillas con esos restos de comida puede sacarnos del apuro y resultar sorprendentemente sabroso.

Pan duro y tranchetes

  • El primer paso para hacer quesadillas es picar en trozos pequeños el pan duro, cuánto más pequeños, mejor. Se dejan los trozos en una fuente, y se le añade un poco de agua, mojándolos para que se reblandezcan, y aplastándolos con un tenedor.

 

  • Sabremos si hemos echado suficiente cantidad de agua cuando al aplastar con el tenedor obtengamos una pasta consistente, que ni chorree ni se deshaga fácilmente. Por otro lado, vamos sacando los tranchetes de su envoltorio y los cortamos en tiras.

Margarina, mantequilla o aceite

  • Creamos una fina capa con margarina, mantequilla o aceite, según esté acostumbrado cada uno a cocinar. Se ha de poner lo justo para cubrir el fondo de una sartén de tamaño mediano, sin que se aprecie movimiento de la grasa al mover la sartén.

 

  • Si se notase, es señal de que hemos echado demasiado, y conviene eliminar el sobrante, poniendo la sartén de lado y retirando la grasa que resbale hasta fuera de la sartén que hayamos elegido para hacer quesadillas.

Procedimiento

  • Sobre la grasa caliente, creamos una capa con la masa de pan húmedo, extendiendo con una espátula hasta que notemos que se ha formado una masa uniforme, Con cuidado, ayudándonos de otro plato si es necesario, damos la vuelta a la tortilla de pan que estamos preparando y la dejamos un rato haciéndose por el otro lado.

 

  • Tras unos minutos, la tortilla de pan estará firme y ligeramente dorada. Es el momento de añadir los tranchetes cortados en lochas, para así cerrar la tortilla y dejarla calentar unos minutos, hasta que el queso se funda. 

 

  • Unos minutos por un lado, y otros pocos por el otro, serán suficiente para lograr que los tranchetes queden deliciosos, y por fin hayamos terminado de hacer quesadillas. Las quesadillas quedan geniales acompañadas de alguna salsa que tengamos por casa como guacamole, alioli, mahonesa o pisto.