Cómo hacer salsa arrabiata, la verdadera receta

Existen muchas versiones de una misma receta, quizá tantas como personas las preparen. La verdadera receta de salsa arrabiata es muy sencilla de realizar

En Italiano, "arrabiata" significa rabiosa, molesta, enfadada. En esta receta de salsa arrabiata podemos encontrar un intenso picor, que es el que le da el nombre a este plato, sumado al hecho de que debe de servirse bien caliente sobre un lecho de Penne Rigate. Su preparación lleva poco más de media hora, y no presenta mayores dificultades.

Los ingredientes

  • Un paquete de 500 gr. de penne rigate, 300 gr. de tomates bien maduros pelados y troceados en cubos pequeños, una cebolla mediana finamente troceada, dos dientes de ajo machacados, un cuarto de taza de aceite de oliva, una o dos guindillas u otro pimiento picante, cinco o seis hojas de albahaca (opcional), sal al gusto, abundante queso pecorino romano.

 

La preparación de esta receta de salsa arrabiata

  • Sofreír la cebolla, que debe estar troceada lo más pequeña posible, junto con el ajo y una pizca de sal, en la mitad del aceite indicado en la receta. Cuando los ingredientes están apenas dorados y despiden un aroma dulzón, es momento de agregar los tomates, sin la piel, preferentemente sin las semillas, y troceados en cubos medianos.

 

  • Mientras se calienta el tomate junto con la cebolla, la guindilla y el ajo, es tiempo de hervir la pasta en abundante agua con sal. Debemos calcular un litro de agua por cada 100 g. de pasta. Rectificar la sazón de la salsa, si es necesario, y añadirle el resto del aceite junto con la albahaca cortada en tiras finas.

 

  • Escurrir la pasta una vez cocida, cubrir con la salsa, y con una buena cantidad de pecorino rallado. Si el pecorino sabe demasido intenso, se puede reemplazar por reggianito.

 

Las variantes

  • La original receta de salsa arrabiata se prepara con "peperoncino rosso", un pequeño pimiento muy picante, que se puede suavizar un poco quitándole la semilla. Además la albahaca, si bien queda deliciosa, es una adición posterior. ¡Buon appetito!