Cómo hacer si nuestro hijo no quiere tomar el biberón

Uno de los mayores retos a los que debe enfrentarse un bebé y también su madre es a la hora de cambiar las tomas de pecho por el biberón, pero puede resultar más fácil de lo que parece siguiendo algunos pasos.

Muchas son las preocupaciones de cualquier madre a la hora de retomar su vida laboral, pero concretamente la de dejar de dar el pecho a su bebé se puede convertir en un suplicio, máxime cuando éste no quiere desengancharse de ella y se niega a tomar el biberón.

Cómo hacer que tu hijo tome el biberón

El cambio del pecho de la madre al biberón supone que el bebé debe acostumbrarse a succionar de manera diferente puesto que la posición de la lengua que debe adoptar es completamente distinta a lo que venía haciendo hasta ahora.

 

Por tanto, debe quedar claro que no es un capricho del nene el no querer tomarlo, sino que es un cambio de hábito distinto al que tenía hasta ahora y que puede llegar a costarle bastante.

 

Una de las tácticas recomendadas por los pediatras para que el niño se acostumbre, es dar primero el pecho y una vez se haya tranquilizado, introducir en su boquita el biberón. Realizando esto en cada toma, se puede conseguir que el pequeño vaya haciéndose a él.

Técnicas para que tome el biberón

Poner un poco de la leche materna en la tetina del biberón también puede dar muy buenos resultados. El bebé asocia el calor y el sabor de la leche con la de su madre y poco a poco irá succionando hasta conseguir alimentarse tan sólo con él. Pero sobre todo y muy importante es no perder nunca la calma ante un casi recién nacido.

 

Nunca hay que forzarles a tomarlo, al contrario, se debe tener mucha paciencia y si no lo acepta ni en la primera ni en sucesivas veces, intentar con todo el cariño del mundo que se vaya haciendo a uno de los cambios más importantes que sufren en esta etapa de su vida, pues el notar a la madre nerviosa sólo conseguirá angustiarles y que este proceso se retrase más de lo debido.