Cómo hacer un aguardiente de cerezas

Elaborar en casa un aguardiente de cerezas es muy fácil y rápido. Además se puede conservar para ocasiones especiales o como digestivo después de una comida copiosa.

El aguardiente de cerezas es un licor fino y delicioso que se puede ofrecer en la sobremesa de una comida familiar, o bien, en reuniones sociales con amigos. Su elaboración es muy sencilla y rápida. Solo necesitamos disponer de 20 minutos para su elaboración y dejarlo macerar, al menos, tres meses, removiendo la botella de vez en cuando para que se mezclen los sabores.

Elaboración

  • Para preparar un aguardiente de cerezas en casa necesitaremos un kilo de cerezas, una botella de aguardiente, dos ramas de menta fresca, cuatro palos de canela en rama, diez granos de café natural y seis cucharadas de azúcar.
  • Comenzaremos lavando las cerezas y quitándole los rabitos con cuidado para no romperlas. Para evitar esto, las cerezas deben estar enteras. Cuando estén escurridas, las esterilizaremos en un tarro dejando dos o tres dedos por llenar. A continuación espolvorearemos azúcar por encima y moveremos los tarros para que quede bien repartida. Añadiremos las ramas de menta, los palitos de canela, los granos de café natural y echamos el aguardiente de manera que lo cubra todo.
  • Cerraremos los tarros y los agitaremos para distribuir de manera uniforme todo el contenido y que suban hacia el cuello de la botella las burbujas de aire. Por último, dejaremos macerar en un lugar seco y fresco durante, al menos, dos meses como mínimo, aunque lo ideal sería dejarlas macerar tres meses. Es recomendable agitar los tarros al menos una vez a la semana para que se mezclen los sabores y el aguardiente vaya adquiriendo el color rojizo de la cereza.

Orígenes y legislación
El aguardiente de cerezas es una bebida alcohólica dulce con sabor a cerezas, aunque también se puede elaborar con guindas o endrinas. Es una fermentación del alcohol y sus sabores y aromas son producidos por la destilación de la materia prima utilizada. En este caso, las cerezas aportan un aroma dulce y un color rojizo.

 

Realmente el aguardiente de cerezas no tiene la consideración de aguardiente por ser una destilación de alcohol con frutas. La legislación vigente actual distingue entre el “aguardiente de frutas” y “bebidas espirituosas de frutas”. En concreto, la legislación cita textualmente: ”Podrán llamarse aguardiente de seguido del nombre de una fruta, las bebidas alcohólicas obtenidas por maceración, en proporción de 100 kilogramos de frutos por 20 litros de alcohol a 100 por ciento de volumen, de determinados frutos como frambuesas, moras o arándanos, entre otros, parcialmente fermentados o no fermentados”.