Cómo hacer un baño de estilo vintage

Hasta el mundo de la decoración también ha llegado el estilo vintage para conseguir dar un aire romántico a cualquier estancia de la casa, incluidos los cuartos de baño.

El estilo vintage consiste fundamentalmente en mezclar tanto como ropa, utensilios o incluso muebles antiguos con otros de estilo muy distinto, modernos y vanguardistas para crear un ambiente perfectamente diseñado donde la imaginación es el único límite que se interpone en esta moda que ha llegado hasta el mismo cuarto de baño.

Cómo decorar un baño de estilo vintage

Lo primero que hay que conseguir para que la decoración de un baño sea de estilo vintage, es crear un ambiente íntimo donde predominen los colores claros, como el blanco o el beige tanto en las paredes como en los complementos y en los muebles del cuarto de baño para conseguir, de esta manera, un efecto clásico a la vez que dulce.

 

Los muebles utilizados para esta decoración deben ser de líneas clásicas, preferentemente decapados o desgastados, con las manillas de éstos en dorado. También se puede usar este último color en los toalleros o jaboneras y para conseguir un efecto completo, se pueden decorar con flores.

 

El espejo también juega un papel importante en este estilo. Preferiblemente de tonos claros y de ambiente rococó, esta imprescindible pieza en cualquier cuarto de baño, lo convertirá en un lugar acogedor con un particular estilo.

 

Y cómo no, para rematar esta singular decoración, es primordial hacerse con una bañera ovalada con patas y grifos inspirados en siglos anteriores.

Pasos para conseguir un baño estilo vintage

Además de la bañera, estratégicamente colocada en el baño, se puede utilizar cualquier mueble estilo cómoda o alacena del que se disponga, previamente decapado y barnizado, sobre el que se coloque un espejo de las características descritas anteriormente.

 

Para organizar los complementos utilizados en un aseo, e incluso las toallas, se puede colocar una vitrina, también desgastada estratégicamente, que haga las veces de mueble auxiliar.

 

Azulejos y baldosas del suelo de forma hexagonal y de colores ocres, o simplemente en blanco y negro, para destacar sobre el mobiliario, son los que se suelen utilizar a la hora de decorar una estancia con este particular método.

 

Cuadros, banquetas o frascos de colonia antiguos que se pueden comprar en un anticuario o en cualquier mercadillo de antigüedades, también contribuirán a conseguir el deseado estilo vintage.