Cómo hacer un batido casero sin usar la licuadora

Las licuadoras son un instrumento de cocina del cual muchas veces no se dispone; sin embargo, para hacer un batido casero no siempre es necesario contar con este electrodoméstico.

A pesar de que los nutricionistas insisten en que el calcio que de la leche y las vitaminas de la fruta son muy beneficiosos para el organismo humano, hay muchas personas que no consumen dichos alimentos por no ser atractivos o por no tener suficiente consistencia. Pero hay una solución a esto y es el hacer un batido casero, que es fácil y rápido de preparar y nos ofrece todas estas fuentes nutritivas comentadas.

Ingredientes

Para hacer un batido casero podemos utilizar varios tipos de ingredientes, pero los principales serán la leche, y el yogur y la fruta o en su defecto el helado. Estos alimentos se pueden adquirir en cualquier supermercado en todas las épocas del año. Cuando se hacen batidos con helado suele ser común añadir un poco de sirope que tenga el mismo sabor que el helado utilizado en el batido, para darle un toque más de sabor a la mezcla.

Preparación

Los batidos con helado son los más simples de realizar. Lo primero para hacer un batido casero con helado es meter en el vaso del batido una bola de helado. Puede ser de cualquier sabor que se desee y también se puede añadir un poco de sirope del mismo sabor. A la mezcla añadir un cazo de leche aproximadamente el doble de la cantidad de helado utilizada para que no quede demasiado espeso. Poner el vaso con la mezcla en la batidora y batir para servir posteriormente.

 

Hay otros tipos de batidos que tampoco necesitan licuadora para su preparación, como por ejemplo el batido de tomate, pepino y limón frío. Para hacer un batido casero de este tipo se necesitan cuatro tomates maduros, un pepino grande, un diente de ajo, medio pimiento verde, medio limón, cuatro cucharadas de aceite y sal. Todos estos ingredientes antes de la preparación han de estar en la nevera para que el batido sea frío.

 

Lo primero será pasar por la batidora el tomate, el diente de ajo y el pepino pelados, el zumo del limón y el pimiento verde habiéndose quitado previamente las pepitas. Para evitar que queden tropezones, se recomienda pasar la crema por un colador de reja fina. Una vez triturado habrá que añadir el aceite y la sal removiendo constantemente para que quede cremoso. En el caso de que quede demasiado espeso, se puede añadir agua muy fría y un poquito de sal. Finalmente sirva la mezcla en vasos para su consumo.