Cómo hacer un castillo de cartón para jugar con los niños

Los juegos son de vital importancia para el proceso de aprendizaje y desarrollo de los niños, hacer con ellos un castillo de cartón contribuirá además a afianzar los lazos entre padres e hijos.

Para construir un castillo de cartón tan sólo se necesitan algunos materiales que generalmente se tienen en casa, como por ejemplo: cajas de zapatos, papel de colores y tapones de botellas. Compartir con los niños la creación de este proyecto, es cuestión de dejar fluir toda la creatividad posible y tal recordar aquellos tiempos donde, también los padres, imaginaban ser los reyes de una fortaleza. 

Materiales

  • Para comenzar a hacer un castillo de cartón se necesitan de varias cajas de zapatos de diferentes tamaños (1 grande, 2 medianas y 2 pequeñas), cartón de distintas tonalidades, una pistola de silicona, pegamento para papel, tijeras, cúter, tapones de botellas de plástico y papel de varios colores.

Un castillo de cartón paso a paso

  • Lo primero es forrar con el papel de colores las cajas de zapatos con los colores que se prefieran. A continuación, se procede a armar el esqueleto del castillo, para esto se pegan con la ayuda de la pistola de silicona una caja mediana a cada lado de la más grande, la idea es tener una torre alta con dos más pequeñas a cada lado.
  • Es el momento de dibujar en las fachadas la puerta principal y ventanas, que posteriormente se cortarán con ayuda del cúter,  aquí hay que poner mucha atención para ubicarlas correctamente. En este punto, con el papel de colores se diseñan tres coronas con formas de cuadrado, que se pegan en la parte superior de cada caja, serán las almenas de las torres.

Últimos detalles del castillo de cartón

  • Una vez se tenga la base hecha anteriormente, se pegan las cajas más pequeñas en el frente de la caja principal, con el objetivo de simular un corredor para entrar al castillo. En la parte superior de estas cajas pequeñas se pegan con silicona las tapas plásticas de botella en fila, una al lado de la otra.
  • La última etapa del castillo de cartón es su decoración, en donde junto a los niños se hace uso de la creatividad, por ejemplo, se pueden hacer un césped con papel verde, un jardín de flores con varios papeles de colores y decorar la puerta y las ventanas.
  • Además, en los techos de la estructura de pueden hacer triángulos grandes de cartón que alarguen la altura del mismo y le de más presencia; en sus puntas se pueden colocar banderines pequeños hechos de papel y palillos. En conclusión, este castillo de cartón se puede hacer con muy poco dinero y con mucha creatividad, lo más importante es hacer partícipes a los niños en la actividad.