Cómo hacer un cuaderno de dibujo con carátulas personalizadas

Hacer un cuaderno de dibujo creando sus propias carátulas no es sólo una forma de economizar gastos sino que también puede ser un entretenido pasatiempo.

Para alguien que se dedica al dibujo profesional, estudiantes que necesitan un cuaderno para cada asignatura o simplemente para quien siempre lleva consigo un cuaderno de notas, siempre resulta útil y original contar con carátulas personalizadas para cada uno de los cuadernos. Sin gastar un dineral en lujosos cuadernos, uno mismo puede hacer un cuaderno con sus propias manos; no sólo imprimirá un toque realmente personal en su material de trabajo sino que empleará su tiempo libre desarrollando sus habilidades para las manualidades.

Decorar con rotuladores 3D
En cualquier papelería, o incluso en tiendas de todo a un euro, se peuden adquirir unos rotuladores que dibujan en relieve, suelen llamarse "rotuladores 3D". Los hay de variados colores. Al pintar dejan una pasta en relieve que se endurece al dejarla secar, el aspecto resultante es como si fuera plástico, y el tacto es suave y agradable. Cualquier diseño que ideemos para hacer un cuaderno cobrará vida al dibujarlo en relieve. Es importante tener en cuenta que la pasta tardará en sercas unas cunatas horas y conviene no tocarla para que no queden marcas.

Aire romántico con flores secas
Hacer un cuaderno con hojas secas es tan sencillo como tomar hojas secas que encontremos al pasear por el parque o dejar secar unas cuantas flores de un ramo que hayamos tenido en casa. Lo importante es elegir las que estén en buen estado. Se pueden pegar con pegamento de contacto, formando una composición, y para que no se desprendan de la tapa del cuaderno, se aplica una capa de barniz encima de toda la portada.

Otra opción es, forrar el cuaderno (una vez las hojas están pegadas en la portada) con forro de libros adhesivo. El resultado será una original portada a modo de collage naturista.

Bolitas de papel
Con bolitas de papel de colores también se puede hacer una portada chula para su cuaderno. Basta tomar pequeños trozos de papel de colores fino (papel pinocho o papel maché, por ejemplo) y recortarlo en pequeños trocitos. Con cada trocito se hace una bolita, usando para mantenerla consistente, un poquito de cola blanca.

Con las bolitas se puede crear un dibujo: pintando el contorno con un rotulador y rellenando el dibujo con las bolitas de papel. Éstas se pegan al cuaderno con la misma cola blanca que se usar para crearlas a partir del papel. Debemos cerciorarnos de pegar bien cada bolita de papel y dejarlas secar el tiempo suficiente, para que luego no se desprendan de la portada del cuaderno.

El toque más personal
Tomando una foto que le guste o un dibujo hecho por usted puede hacer un cuaderno realmente personal e intransferible. Una vez escaneada la foto o el dibujo elegido, se imprime en papel adhesivo, así se consigue una gran pegatina para colocar facilmente en la portada del cuaderno. Para quien no tenga a mano un ordenador con impresora, el recurso tradicional de forrrar con forro adhesivo nunca falla.