Cómo hacer un mortal hacia delante

El mortal hacia delante es uno de los primeros saltos que se aprenden en gimnasia artística y su ejecución no es tan compleja como a simple vista puede partecer.

Si eres de los que no le temen a nada y deseas realizar un salto mortal hacia delante, debes seguir una serie de pasos para que la ejecución de tu salto sea perfecta. Recuerda que es muy recomendable utilizar colchonetas para amortiguar la caida en los primeros intentos.

Preparación del salto

  • Para realizar un salto mortal hacia delante en primer lugar debes avanzar corriendo conservando tu cuerpo en estado completamente recto mientras corres, levantando los brazos y manteniendo la cabeza derecha.

 

  • Cuando estés a punto de realizar el salto, al dar el último paso debes saltar adelante y llevar tus pies juntos, es este el paso previo al mortal hacia delante, por lo tanto debe ser bajo y rápido.

 

  • Antes de que tus pies toquen el suelo, tus manos deben estar completamente extendidas hacia arriba formando una línea recta con el cuerpo. La cabeza debe mirar hacia adelante y debe hallarse recta para evitar que al caer te dobles la columna.

 

  • Durante el mortal hacia delante el cuerpo debe estar firme y vertical y la cabeza en alto, contraer los abdominales puede ayudarte. Además, cuando los pies toquen el suelo puedes doblar mínimamente los codos a fin de conseguir darte más impulso.

 

Momento clave del salto

  • La mejor manera de conseguir un mortal hacia delante es iniciando el salto a partir del rebote. Debes estirar las manos lo más alto que puedas y extender bien tu cuerpo para conseguir más altura antes de iniciar la rotación. Ten en cuenta que si doblas antes de lo recomendado la parte superior del cuerpo, no conseguirás un buen salto.

 

  • Cuando estás en el punto más alto del mortal hacia delante, debes agarrar tus espinillas con las manos y luego separar las manos de los pies lo más que puedas para que la rotación se vuelva más lenta.

 

  • Finalmente intenta caer siempre con las puntas de los pies y no con los talones y procura mantener siempre la parte superior del cuerpo completamente estirada y en línea vertical con las manos. Recuerda que cuanto más alto quieras que sea el salto, mayor velocidad deberás tener al ejecutarlo.