Cómo hacer un muro de piedra para cercar una finca

No hace falta ser un experto de la construcción para hacer un muro de piedra y cercar una finca o propiedad, basta con ser un poco manitas.

A la hora de hacer muro de piedra con la idea de que sea un cerramiento a nuestra finca, debemos de tener en cuenta varios aspectos como son el tipo de material o materiales en caso de hacer un cerramiento mixto, el coste del mismo, la resistencia y el aspecto estético. 

Pasos previos antes de hacer muro de piedra

  • Sea cual sea nuestra elección es recomendable realizar una zanja en el perímetro de la finca en la que vamos a hacer muro de piedra. En condiciones normales, para una obra menor, con una zanja de cuarenta centímetros de ancho y la misma dimensión de profundidad es más que suficiente.

 

  • Esa zanja es la que vamos a utilizar como zapata corrida al rellenarla con hormigón. En los vértices así como cada cierta distancia que dependerá de la altura del muro, incluiremos en la zapata un dado de hormigón de mayores dimensiones que el ancho y profundidad de la zapata corrida. En su interior introduciremos una viga o un perfil IPN de acero que nos garantice que el muro soportará el empuje del aire y le dará robustez.

 

Construcción del muro

  • Una vez que ya tenemos los aspectos estructurales cubiertos, realizaremos la disposición de los elementos elegidos para levantar el muro. Lo más recomendable, por precio, por la facilidad para adquirirlos (en cualquier almacén de productos de construcción y grandes superficies de bricolaje) y por rentabilidad en el trabajo, es utilizar bloques de piedra artificial o prefabricada, que en su parte exterior, podemos cubrir con loseta de piedra artificial -consiguiendo así mejores resultados estéticos.

 

  • Es conveniente hacer el muro de piedra por tramos, los mismos que hemos delimitado con los postes o perfiles antes descritos, de forma que mantengamos la altura y acabado uniforme. Una vez realizada la fábrica, podemos proceder a enlucir la parte interior con cemento blanco de forma que no se vean las uniones. Del mismo modo, en la parte exterior, fijaremos piedra a cara vista, del tipo loseta, aportando de esta manera un acabado mucho más estético.