Cómo hacer un traje de Cleopatra

Un traje de Cleopatra ha de aunar la enigmática belleza y carisma abrumador propios de la que fue última faraona de la historia del Imperio egipcio.

Si quieres realizar un buen traje de Cleopatra debes tener en cuenta que esta mujer se caracterizó por ser sumamente llamativa. Las pinturas que se han hecho de ella la muestran como una mujer seductora y con un gran carácter, por lo tanto se debe intentar imprimir estos rasgos de su personalidad al portar un disfraz de la faraona.

Maquillaje de Cleopatra

  • Lo primero que debes hacer para lograr un buen traje de Cleopatra es encontrar el maquillaje exacto para no pasar desapercibida. En el maquillaje de la famosa faraona egipcia lo más destacado eran los ojos. Es muy importante que escojas un buen delineador líquido y que te esmeres en conseguir unos grandes ojos felinos.

 

  • Realiza con el delineador una línea en el párpado desde el interior hacia el exterior, extendiéndola más allá de la comisura de los ojos y al final de esa línea debes hacer una leve inclinación hacia arriba, luego realiza otra pasada dándole un mayor grosor a la línea realizada.

 

Vestido de cleopatra

  • Una vez conseguida la carcterización a través del maquilla, sólo queda enfundarse en un auténtico traje de Cleopatra. La vestimenta es tanto o más importante que el maquillaje, en este sentido la hollywoodiense Cleopatra interpretada por Elisabeth Taylor puede servirte de gran inspiración.

 

  • Para el atuendo de tu particular traje de Cleopatra necesitarás una tela blanca muy fina y con una goma o elástico para sujetarla a tu cintura de donde harás subir dos tiras rectas que se unan en la espalda. La tela deberá quedar unida por delante en la cintura y por detrás en la espalda. Una vez lo consigas puede hacer con cartulina (dorada, a poder ser) el cuello y unirlo al vestido y ya tendrás el traje terminado.

 

Adornos de cleopatra

  • Para un traje de Cleopatra perfecto sería aconsejable lucir una peluca de cabello corto, negro y con el carcaterístico flequillo recto a ras de los ojos. Por último, una gargantilla y unos pendientes a juego (que se pueden conseguir en cualquier tienda de bisutería) serán el complemento perfecto para portar el mejor disfraz de cleopatra de la historia.