Cómo hacer un trampolín para la piscina

El trampolín es un accesorio muy demandado entre los propietarios de piscinas. Los niños son los grandes interesados, ya que les proporciona, una diversión asegurada.

A la hora de elegir o hacer nuestro trampolín a medida para nuestra piscina se debe tener en cuenta diferentes aspectos visuales, materiales y de seguridad. La elección del material adecuado y la forma apropiada que debe tener nos hará indiscutiblemente tener el máximo éxito y acierto a la hora de adquirir o confeccionar nuestro trampolín.

Elegir el mejor material para hacer su trampolín de piscina

El trampolín es uno de los accesorios que hacen las delicias de los más pequeños, por ello, a la hora de elegir su modelo en una tienda especializada o realizarlo a medida por empresas destinadas a dicho fin, se deben tener muy en cuenta las normas de seguridad que los rigen y extremar la precaución al adquirirlo. Esto es primordial porque normalmente son usados por los más pequeños y puede existir la posibilidad de entablar algún riesgo para ellos.

 

El material más aconsejado es el aluminio. Resistente, flexible, estable y ligero son sus cualidades principales. Es la combinación perfecta para fabricar o adquirir su accesorio de piscina. Los más manitas de la casa siempre deben extremar la seguridad, y tener muy en cuenta quiénes son los que van a utilizar dicho  trampolín, por ello, es más recomendable que lo fabriquen profesionales del sector. Se debe considerar que no es lo mismo el uso profesional de un gran saltador de elite que el uso en niños, con mucho menos peso, y cuyos saltos son más reducidos y pequeños.

Trampolines de todos los tamaños, texturas y colores

Gracias al aluminio podemos disfrutar de mayor seguridad, flexibilidad y movimiento. Los antiguos trampolines de madera, al ser menos flexibles, propiciaban mayores caídas y golpes. En estos momentos, con la utilización del aluminio tendremos menos inconvenientes e incidentes inesperados a la hora de usar el trampolín incorporado en las piscinas de los hogares.

 

El material utilizado tiene que ser inoxidable como el aluminio y antideslizante. Hay muchos modelos y texturas, aunque siempre son recomendables los más sencillos con bordes redondeados y sin punta. La altura recomendada de colocación del trampolín sobre el nivel del agua es de un metro.