Cómo hacer una balanza gramera sencilla

Realizar con nuestras propias manos una balanza gramera sencilla es algo fácil que no precisa de gran habilidad ni materiales complicados o caros de encontrar

Es posible hacer una balanza gramera sencilla con materiales económicos y a su alcalce. Para ello, necesita:

Materiales necesarios
Usted necesitará una probeta mediana que podrá encontrar en tiendas de artículos de vino y en juegos de química para niños, así como en las tiendas de material para alumnos en institutos, centros de formación profesional, y universidades. Además, para hacer una balanza necesitará 10 pajitas para beber refrescos (disponibles en cualquier supermercado), la parte trasera de una botella de refresco de plástico de 2 litros y pegamento de contacto.

Procedimiento
Para hacer una balanza gramera sencilla debemos, en primer lugar, unir de forma permanente todas las pajitas en un bloque que quepa en la probeta, usando el pegamento de contacto. Se deja secar, para así obtener una unión firme y duradera.

Se toma la parte trasera de la botella, que se puede obtener a partir de una botella plástica usada de refresco de 2 litros. Se unen las pajitas con la parte trasera de la botella, formando una especie de copa. Cuando esté seca, se introduce en la probeta, tras lo cual se coloca agua en el hueco que queda en el interior de la probeta.

Tomando material del cual se sepa cuánto pesa o pesándolo en una balanza fiable, podemos calibrar la balanza.

Paso final: la calibración
Para hacer una balanza útil, ésta debe estar calibrada. Para ello se toma plastilina y otra balanza que funcione correctamente. Se crean bolitas de plastilina que pesen un gramo, cinco gramos, diez gramos, veinte gramos y, por último, una que pese cincuenta gramos.

Si no se quiere hacer eso, siempre se pueden tomar pesos ya calibrados, aunque saldrá más caro.

Poniendo las pesas en el plato hecho con la parte trasera de la botella, el conjunto se hundirá. Se toma un rotulador de tinta permanente o indeleble y se marca donde quedan las pajitas. De esta manera se logra calibrar la balanza.