Cómo hacer una estantería de cristal y madera

Las estanterías de madera y cristal combinan con cualquier tipo de decoración y se adaptan a cualquier habitación de la casa, siendo un mueble ideal para cualquier estancia y son de fácil montaje.

Las estanterías de cristal y madera nunca pasan de moda, son un complemento ideal para todo tipo de estilos decorativos y se adaptan perfectamente a cualquier ambiente o estancia de la casa. Son muebles muy funcionales que pueden servir tanto para guardar elementos de primera necesidad de la cara como para decorar y ornamentar el salón o las habitaciones. Dado que el diseño básico de las estanterías de estos materiales es bastante simple, se pueden hacer en casa sin tener conocimientos avanzados de carpintería.

La base de madera

Lo primero que hay que hacer para construir una estantería es diseñar el soporte de madera. Se deben tomar primero las medidas para que el mueble se adapte perfectamente a la zona de la casa donde se va situar, procurando que los materiales sean parecidos al del resto de muebles de la habitación para que no desentone y para que enriquezca la decoración de la estancia.

 

Una vez tomadas las medidas y elegida la madera se procede al cortado, que puede realizarse con una simple sierra manual lo suficientemente dentada como para cortar el material, o con sierras mecánicas en venta en cualquier almacén de bricolaje para aficionados, dependiendo del presupuesto que se tenga. Se deben cortar dos tablones altos para los laterales, uno igual de alto y ancho para el fondo y dos para el suelo y el techo del mueble.

Colocar el cristal

Al hacer una estantería uno mismo en casa es normal que no tenga herramientas para cortar el cristal, por lo que la mejor opción a la hora de hacer una estantería es comprar las baldas de cristal ya cortadas. Tienen que tener exactamente la misma anchura que el cuadro realizado con las maderas para que encaje a la perfección, y se debe medir bien el espacio entre ellas dependiendo de las necesidades del mueble y de como se utilizará.

 

Para sujetar el cristal a la madera la solución más fácil es crear unos topes de madera en forma de triángulo o rectángulo que irán debajo del mismo, de modo que sirvan de tope y aseguren el apoyo, ya que el cristal soportará todo el peso de lo que se coloque encima. Los triángulos o rectángulos de madera deben ir bien atornillados a los laterales y al fondo de la estantería de madera para que tengan suficiente resistencia y aguanten el peso de lo que se coloque en ella.