Cómo hacer una limpieza facial con productos caseros

Hacer una limpieza facial sin salir de casa para conseguir el ansiado cutis perfecto requiere tan sólo media hora de dedicación diaria y la utilización de productos naturales.

Hacer una limpieza facial a partir de productos naturales requiere de poco tiempo y dinero, a la vez que cuidaremos la piel de nuestro rostro sin dañarlo con productos químicos. Muchos centros de estética que realizan limpiezas faciales, pero realmente no sabemos qué productos nos están aplicando en la piel y muchas veces a precios inasequibles.

Pasos a seguir

  • Para obtener un cutis perfecto necesitaremos productos como agua, una crema limpiadora, una crema exfoliante, algodón, tónico, nuestra mascarilla casera, sobres de té o sobres de manzanilla y toallas limpias.
  • Para hacer una limpieza facial empezaremos por hervir agua con el sobre de té o manzanilla. Mientras estamos hirviendo el agua, nos limpiaremos el rostro con nuestra crema limpiadora habitual aclarándonos después con abundante agua tibia. Limpiaremos los ojos con un algodón y un limpiador especial desmaquillante de ojos.
  • Cuando por fin esté hirviendo el agua, nos pondremos una toalla sobre la cabeza de manera que cubra también el recipiente con el fin de que no se escape el vapor. Nos situaremos a una distancia prudencial para que nos sintamos cómodos y podamos respirar con normalidad. Este paso lo realizaremos durante 10 minutos. 
  • Posteriormente aplicaremos nuestra mascarilla casera dejándola actuar de 10 a 15 minutos y aplicaremos el tónico con un algodón. Por último aplicaremos en todo el rostro nuestra crema hidratante habitual.

Recetas caseras

  • Para hacer una limpieza facial con productos caseros es más fácil y rápido de lo que pensamos, tan sólo debemos disponer de 30 minutos y tendremos una piel bonita e hidratada.
  • Podemos realizar nuestras propias mascarillas caseras dependiendo de nuestro tipo de piel. Por ejemplo, para una piel normal podemos realizar una crema limpiadora a base de pepinos o de harina de maíz. Estas dos recetas llevan como base la miel.
  • Para la piel seca podemos elaborar un limpiador a base de manzanilla, de violetas, de fresa o de yogur. Las recetas de violetas y fresa tienen como producto común la leche. La de yogur, por su parte, utiliza como producto base el aceite de oliva y hojas de menta. Mientras que para la mascarilla de manzanilla simplemente debemos hervir agua con unas bolsitas y unas cucharadas de miel.
  • Para una piel grasa, podemos elaborar una receta casera a base de avena y leche o bien de pepino. Estas dos mascarillas utilizan como producto base la leche. Además, en la mascarilla de pepino utilizaremos también agua de rosas.
  • Cómo hacer una limpieza facial en casa, como vemos, es más fácil y económico de lo que pensamos. Con estas recetas y un poco de constancia conseguiremos una piel limpia, suave e hidratada todos los días.