Cómo hacer una ouija

Todo el mundo conoce el significado de la palabra ouija, pero quizá no todos sepan en qué consiste este juego y como se puede construir un tablero propio.

Con unos orígenes inciertos, la ouija despertó la vena esotérica de miles de personas a finales del siglo XIX. Muchos hablan de un inicio fraudulento por parte de dos hermanas que decían comunicarse con los muertos, pero lo cierto es que desde que se comenzaron a fabricar estos extraños tableros su fama ha ido aumentando de manera desorbitada.

En qué consiste un tablero de ouija

El tablero siempre es el mismo, en eso no existe diferencia alguna, y es que es esencial que este tablero cuente con las letras del abecedario pertinentes, así como números y algunos monosílabos para facilitar la respuesta (sí, no o quizá). Si no fuera así resultaría bastante difícil contactar con algún espíritu.

 

Teniendo este tablero de ouija con sus letras, números y demás monosílabos, solo falta un objeto en el cual los participantes deberán posar sus dedos (sin arrastrarlos a poder ser) y que a su vez permita ver los símbolos en los que se posa (para poder construir las oraciones). En este punto existen más variantes, hay quien usa anillos o quien prefiere los vasos de cristal. También están los que optan por elementos más comunes en todo bolsillo como una moneda.

 

Lo cierto es que el juego original de ouija contaba con un elemento que se solía llamar parchete, que tenía forma de corazón y una especie de agujero en el centro en el que se encajaba el símbolo que el espíritu quería marcar. En los juegos comercializados, evidentemente se encontrará esta pieza.

Tableros caseros

Hacer un tablero de ouija manual no presenta ningún misterio. Es posible realizar uno de urgencia con cualquier trozo de papel, escribiendo simplemente los símbolos necesarios. También se puede intentar ser un poco más profesional y buscar una tabla de madera para grabar o escribir las letras, números y monosílabos.

 

Lo cierto es que el tablero de ouija tendrá el mismo efecto, y la única diferencia con uno comercial será simplemente su dureza o la utilización de un vaso, moneda o anillo en vez del parchete. De esta forma es posible realizar un tablero totalmente casero, a partir de ese momento será cuestión de entablar contacto con los espiritus, teniendo siempre en cuenta que este tipo de juegos puede resultar un tanto peligroso y que no se debe hacer a la ligera.