Cómo hacer una trampa para cazar moscas

¿Por qué resulta casi imposible cazar moscas? Estos insectos nos vuelven locos cuando arruinan nuestras reuniones familiares al aire libre.

Quién no se ha preguntado alguna vez cómo podemos cazar moscas de manera efectiva y rápida. Siempre arruinan nuestras reuniones familiares al aire libre con ese molesto zumbido y posándose sobre la comida. Si estudiamos su comportamiento, podremos realizar una trampa para moscas muy efectiva.

La trampa

  • Como las moscas tienen una visión de 360 grados, cuando perciben una amenaza desencadenan rápidamente una serie de reacciones en su cerebro que hacen que, en milésimas de segundo, puedan huir en el lado totalmente opuesto. Por esta razón nos resulta tan difícil cazar moscas con las manos u otros utensilios. Pero si queremos acabar con estos insectos debemos hacer una trampa para moscas “indirecta”. Esto es, algo que ellas no perciban como una amenaza.
  • La trampa consiste en cortar la parte superior de una botella de dos litros de plástico, dejando dos tercios en la parte inferior. Hervimos agua con azúcar y dejamos enfriar hasta una temperatura de 40 grados aproximadamente. Posteriormente añadiremos levadura al agua hervida con azúcar. No hace falta remover. Introduciremos esta mezcla en los dos tercios de la parte inferior de la botella. Debemos incluir algo de color negro, por lo que nos puede servir un trozo de cartulina.
  • Una vez tengamos esto, colocaremos la parte superior en la parte inferior, pero al revés, es decir, formando un embudo. Con esta técnica conseguiremos que las moscas se introduzcan en el interior del embudo sin que puedan salir.

Otras ideas de fabricación casera

  • Usando la misma técnica que la anterior para cazar moscas podemos sustituir la mezcla de agua, azúcar y levadura por un trozo de carne. No debemos olvidar que estos insectos se recuperan bastante rápido de la trampa, por lo que debemos ser rápidos y cuando la botella esté llena, tapar el agujero para asfixiarlas.
  • Si por el contrario sólo queremos estudiarlas y no acabar con ellas, podemos introducir la botella cuando esté llena en un congelador. De esta manera, las moscas caerán al fondo de la botella y se podrá trabajar con ellas mejor.
  • Una trampa muy utilizada en los pueblos para cazar moscas es la de colocar cerca de un árbol próximo a nuestro lugar de reunión unas tiras de plástico gruesas empapadas con resina o miel. Así, las moscas serán atraídas por el dulce olor y, al posarse en las tiras de plástico, se quedarán pegadas. Utilizando estas trampas caseras conseguiremos que las moscas y otros insectos no nos arruinen nuestras reuniones al aire libre.