Cómo hacer una vasija de barro

Se puede realizar una vasija de barro para decorar un salón o cualquier cuarto de la casa, de forma fácil y rápida con unos cuantos materiales de bajo coste.

En las tiendas de decoración o de variedades se puede encontrar un elemento que dará luz y vida a la vivienda, la vasija de barro, que se ha utilizado desde hace años con diferentes propósitos que van lejos de la decoración, como mantener fresco el agua que iban a beber durante el día o trasportar alimentos. Hacer una vasija de barro de forma manual no tiene dificultad alguna.

Materiales necesarios

Para realizar una vasija de barro de forma manual se necesitarán los siguientes materiales: barro, que será el elemento fundamental para realizar la vasija, detergente, un plato de pequeñas dimensiones o un cartón que haga las veces del plato, es decir, que tenga forma circular, colores gouache, también conocidos como acuarela opaca, que darán color a la vasija, un trozo de tela y laca.

Pasos para su realización

Lo primero a realizar para crear una vasija de barro será extender la tela elegida para la manualidad, con un tamaño medio, en una mesa o en el suelo, dependiendo de dónde se quiera realizar el proceso. Aplanar con las manos o con un rodillo la masa de barro con delicadeza. Colocar encima de la arcilla ya aplastada el plato o cartón que hayamos diseñado con forma circular.

 

Cortar el barro que sobresalga por los extremos. Este círculo de barro creado será lo que formará el fondo de la vasija. Coger otra bola de barro y amasarla como si de una salchicha o rollo se tratase. Enrollar ésta forma alrededor del borde del círculo creado con anterioridad. Moldear ambas piezas unidas para que queden lisas y no se distinga el acoplamiento realizado.

 

Habrá que utilizar otro rollo de barro más de la misma forma que el primero y colocarlo encima de éste. Se deberá preparar un par de rollos más colocándolos unos encima de otros sucesivamente y alisando las paredes con las manos para darle uniformidad. El último de los rollos deberá ser más ancho que el resto, ya que formará la boca de la vasija de barro o más estrecha si el último rollo amasado es corto.

 

Ésto dependerá de la forma que se quiera dar a la vasija. Se le puede añadir también un asa con un rollo de barro pequeño más. Una vez que esté seco el barro, pintar la vasija con los colores gouache y el detergente, con las formas y combinación de colores que se quiera usar. Una vez que la pintura se encuentre seca, se deberá cubrir con laca para que se mantenga intacta.