Cómo hacerse bombero voluntario

Para ser bombero voluntario hay que tener vocación, saber trabajar en equipo y enfrentar situaciones de riesgo para cumplir profesionalmente con sus responsabilidades.

El cuerpo de bomberos voluntarios es una institución que solo percibe donaciones para la mantención del cuartel, los equipos, operaciones y herramientas que utilizan en cada caso de emergencia. Es uno de los trabajos más arriesgados y sacrificados, además de no recibir ningún beneficio salarial como bombero voluntario; pero, sin duda, se trata de una decisión que reportará un gran nivel de satisfacción.

Formación de bomberos
Los bomberos no solo apagan incendios, también socorren en casos de accidentes del tránsito, rescate en altura o ante el derrame de productos contaminantes. La mayoría de los cuarteles reclutan al bombero voluntario a temprana edad, formándolo en disciplina, valores y técnicas de rescate.

El plan de formación de bomberos consiste en ejercicios de resistencia física, concentración mental, uso de equipos y varias herramientas manuales. Por otra parte reciben entrenamiento para prestar primeros auxilios y aprender a proceder en situaciones de rescate, para lo cual enseñan vídeos de casos reales y participan en simulacros. Resulta importante tener fortaleza psicológica para enfrentar escenarios en torno a los cuales siempre hay que estar preparado.

Durante el ejercicio de bombero voluntario existe un escalafón de teniente a almirante en el cual a través de los años se puede ir ascendiendo; pero solo como chofer de los vehículo se pueden recibir ingresos porque es el único funcionario que percibe renta.

Cómo postular para ser bombero voluntario
Para hacerlo hay que acercarse a la compañía de bomberos más cercana al domicilio donde vivimos y manifestar el deseo por alistarse. En el cuartel de la compañía entregan la información más detallada, los requisitos, plazos y otros a que se debe someter el postulante, ya que hay compañías que solo tienen procesos de selección una vez al año.

Se exige tener buena salud, y rendir satisfactoriamente las pruebas de entrenamiento físico y psicológico. Aunque los cuarteles son mayoritariamente masculinos, aceptan mujeres que se incorporan cada vez más a las filas de bomberos. Al haber aprobado las pruebas y horas de práctica, uno podrá acudir a situaciones peligrosas y de emergencias reales.

Consejos para no arrepentirse
Siendo jóvenes no siempre tenemos claro lo que es asumir la responsabilidad de bombero voluntario y ayuda desinteresada al próximo. Se debe tener presente que te pueden tocar turnos día y noche, que no siempre son compatibles con otros trabajos remunerados o estudios, además de estar dispuesto a sacrificar el tiempo libre. Es necesario sentirse totalmente preparado y preguntarse si vamos a poder cumplir con esta misión.