Cómo impugnar un testamento de manera exitosa

Si se poseen razones válidas para impugnar un testamento, ha de presentarse la solicitud en el tribunal donde se registró dicho documento para su legalización.

En ocasiones una persona realiza un testamento que es parcial o totalmente erróneo, como puede ser el caso, por citar un ejemplo, de desheredar injustificadamente a ascendientes o descendientes. Presentar defectos de forma, como no haberlo notariado ante testigos, también puede ser argumento suficiente para impugnar un testamento y solicitar una corrección de las irregularidades.

Razones para solicitar la impugnación

  • Es necesario alegar razones legalmente válidas para conseguir impugnar un testamento. En el caso de una impugnación relativa a un ascendiente o descendiente que es desheredado, las causas válidas para desheredar serían: haber abandonado, corrompido o prostituido a un menor, haber sido condenado por atentar contra la vida del titular del testamento, haber perdido la patria potestad por abandono de las responsabilidades o el haberle negado el alimento sin causa justificada.
  • Frecuentemente también se alega falta de capacidad mental de la persona que redactó el testamento, lo cual se corrobora con un documento médico que así lo indique.
  • El haber sido redactado bajo coacción también es una causa válida para impugnar un testamento, así como los errores de forma, como no presentar el testamento ante notario o hacerlo sin el número suficiente de testigos que requiere la ley.

Procedimiento necesario

  • A partir del día siguiente a la lectura pública del testamento, al cual se le convocará por carta certificada si figura como heredero, se puede solicitar impugnar un testamento. El plazo de admisión de impugnaciones se puede consultar con el letrado que efectúe la lectura del mismo, y usualmente suele ser de diez o quince días.
  • Aunque para impugnar un testamento no se requiere un abogado, pues es legalmente válido presentar la impugnación ante el tribunal que legalizó el testamento, es recomendable ayudarse de un abogado experto en la materia, pues de éste modo es más fácil alegar los motivos para la impugnación de modo legalmente correcto, así como encontrar diversos mecanismos mediante los cuales poder realizar el alegato.
  • El tribunal puede estipular que el testamento es inválido tanto parcial como totalmente, y ante ésta situación, el abogado es de gran ayuda para conseguir llegar a un acuerdo que satisfaga a todas las partes implicadas en el proceso. El fallo del tribunal suele tardar un mes o dos, y durante ése plazo, la ejecución del testamento queda suspendida.
  • Es conveniente notificar a todos los afectados el hecho de la impugnación del testamentos, para facilitar en llegar a acuerdos que aceleren la repartición de la herencia y así darse por concluidos los asuntos legales pendientes del fallecido.