Cómo inculcar el hábito de la lectura en los más pequeños

Fomentar el hábito de la lectura en los más pequeños tiene múltiples consecuencias positivas, como mejorar su expresión oral y su expresión escrita.

A muchos niños les llama el mundo de la literatura desde temprana edad. Sin embargo, no ocurre lo mismo en todos, por lo que muchos padres inculcan el hábito de la lectura en sus pequeños, conscientes de que les permite desarrollar su imaginación y creatividad así como mejorar su lectura.

Acercarles a los libros

En primer lugar debemos tener en cuenta qué libros son más aptos según la edad de nuestros hijos. En este sentido, para niños de dos y tres años la literatura que encontramos contiene frases cortas y muchos dibujos que llaman la atención de los infantes. Confome van creciendo, las historias se hacen más complicadas por lo que los libros tendrán más texto.

 

En caso de tener dudas al respecto, muchos libros incluyen en su encuadernación para qué edad están más indicados. En caso contario, podemos consultar en la misma librería o punto en el que lo adquiramos. Hemos de tener en cuenta, que el hábito de la lectura se labra poco a poco, por lo que es recomendable hacerse con libros para distintas edades.

Leerle cuentos por la noche

Una forma de introducirles en la literatura y fomentar el hábito de la lectura es leerles cuentos. Debido al poco tiempo del que disponen los padres para estar en casa, el horario favorito para hacerlo es el nocturno, ya que se consigue entretenerles, alejarlos de malos pensamientos y avivar su imaginación leyéndoles un cuento cada noche.

 

Con esto, se consigue crear la costumbre en los niños de necesitar el mundo de las palabras, así como fomentar el tiempo que pasan los padres con sus pequeños. Los cuentos a elegir son varios, desde los que leen enteramente los padres hasta los que acompañan con dibujos, en los que también permite la participación del niño, creando la ilusión de sumergirle más en la historia.

Tebeos o cómic

El hábito de la lectura no sólo se consigue con la prosa sino también puede inducirse con tebeos o cómic. Existe una amplia gama de tebeos orientados a los infantes, desde comedias hasta agentes secretos, que constan de un lenguaje sencillo y claro y se acompaña en todo momento de ilustraciones. De esta forma, se les acostumbra a leer todo tipo de literatura, ya sea escrita en frases como en bocadillos.