Cómo inculcar el respeto al medio ambiente en el aula

Frente a las catástrofes ecológicas en todas partes del mundo, inculcar el respeto al medio ambiente en los niños contribuirá a formar ciudadanos responsables y cuidadosos de la vida futura.

En la escuela primaria los niños pueden comprender la interrelación en la calidad de vida de acuerdo al respeto al medio ambiente que se profesa. A través de acciones, apoyadas por clases de comunicación y reflexión que tengan como lema "cuidar el planeta", se logra elaborar estrategias ecológicas que permitan la toma de conciencia a la vez que provoquen colaboración efectiva.

De todos los días

Observar la limpieza del aula y la escuela es una forma de respeto al medio ambiente al alcance de todos, empezando por levantar papeles y cartones tirados y depositarlos en cestos destinados a juntar material para reciclar. Al terminar los recreos, un grupo de niños puede encargarse de recoger latas y papeles del suelo.

 

Cada vez que el aula queda vacía, puede haber un encargado de controlar que la luz esté apagada. También deben contribuir al ahorro de energía en otras áreas, fijarse que no queden luces encendidas innecesarias en baños y salas que frecuenten. Todas las semanas se asignaría la tarea de inspección a diferentes chicos.

 

Tienen que estar atentos al uso indiscriminado del agua, cuidar que no haya grifos abiertos inútilmente y comunicar a los maestros alguna pérdida. No derrochar agua ni energía son para tener en cuenta, porque cuando los chicos se acostumbrar a hacerlo lo incorporan en hogares y lugares que frecuentan.

Adquirir conciencia

Clases especiales de reflexión promoverán el respeto al medio ambiente y lograrán que los chicos conozcan consecuencias del mal uso de recursos naturales y riesgos para la salud. Biólogos, agrónomos, ecologistas, pueden exponer y mostrar material audiovisual que ilustre el efecto invernadero, la extinción de las especies o la erosión de suelos.

 

El cuidado de los árboles puede practicarse en el entorno. Si la escuela tiene espacios verdes los chicos observarán distintas especies para conocer sus características. Si hay árboles en la acera, el maestro puede acercar a los chicos a que se preocupen por condiciones de sus canteros, ver si están libres de elementos que impidan su crecimiento.

 

Hay que celebrar fechas como el “Día del Planeta Tierra” y otras alusivas al respeto al medio ambiente. Los chicos informados que incorporan acciones cotidianas para mejorar la calidad de vida, se forman con la responsabilidad de preservar su hábitat. Algunas costumbres son sencillas de realizar y reportan enormes beneficios.