Cómo iniciar una carrera diplomática

La carrera diplomática tiene un gran prestigio y dificultad pues se exige estar en posesión de un título universitario, aprobar las oposiciones del Ministerio de Asuntos Exteriores y pasar por la Escuela Diplomática.

Los diplomáticos son funcionarios públicos que representan al Estado en todo tipo de relaciones internacionales. Su trabajo, sea en un consulado o en una embajada, consiste en negociar, proteger y atender a sus conciudadanos, fomentar las relaciones institucionales y obtener información. La carrera diplomática tiene un gran prestigio social y académico. Las oposiciones para acceder a los estudios diplomáticos son de las más duras y competitivas y están dirigidas a los mejores estudiantes de posgrado.

Oposiciones
Para acceder a la carrera diplomática se debe aprobar una oposición convocada anualmente por el Ministerio de Asuntos Exteriores. Para poder presentarse se ha de ser mayor de edad y tener la nacionalidad española. Así mismo es requisito indispensable el poseer una licenciatura universitaria, un título de arquitectura o una ingeniería. Los opositores son libres de organizar sus estudios en base al temario, aunque es habitual que cuenten con la ayuda de preparadores especializados y con profesores de idiomas de alto nivel.

 

La oposición de la carrera diplomática consta de cuatro partes eliminatorias. La primera es un examen de traducción, interpretación y conversación en inglés y francés. El nivel exigido es el más alto en la escala académica. La segunda parte consta de un comentario escrito de temática libre y de un cuestionario con 30 preguntas sobre actualidad, cultura y teoría. La tercera parte es una exposición oral de cuatro partes del temario oficial. Por último los opositores se deben enfrentar a un examen práctico por escrito sobre cuatro casos prácticos relacionados con la diplomacia o la administración consular.

Escuela Diplomática
Los aspirantes que hayan aprobado y superado las oposiciones a la carrera diplomática ingresarán durante un año como máximo en la Escuela Diplomática como funcionarios en prácticas. Deben seguir un curso selectivo obligatorio de una duración inferior a diez meses y paralelamente pasar un periodo de prácticas tanto en el Ministerio de Asuntos Exteriores como en las distintas embajadas, consultados o misiones permanentes en el extranjero.

 

Una vez finalizado el curso de la Escuela Diplomática y las prácticas obligatorias los estudiantes de la carrera diplomática pasan a ser diplomáticos en la escala laboral. El primer año suelen estar destinados en el Ministerio de Asuntos Exteriores realizando labores administrativas. Una vez cumplido este año pueden solicitar destinos en las distintas embajadas, consulados e instituciones en el extranjero. Algunos diplomáticos optan por trabajar en el propio ministerio en España.