Cómo iniciar una reconciliación con un amigo de toda la vida

Las amistades son un tesoro muy difícil de encontrar, es por este motivo que si hay malos entendidos es necesario iniciar una reconciliación para no perder esta relación.

En la vida del ser humano las amistades juegan un papel definitivo para el correcto desarrollo de la personalidad. Cuando se presentan discusiones, enojos y malas actitudes hacia un amigo que siempre lo ha apoyado y ha estado en los momentos más significativos, hay que ser humilde y admitir que se ha cometido un error y además, estar dispuesto a cambiar y así poder iniciar una reconciliación que le permita enmendar estos malos detalles.

Primeros pasos para iniciar una reconciliación

  • Las peleas son una parte inevitable de la vida, sin embargo muchas de las buenas amistades a veces se pierden por no tomar la iniciativa de mejorar las cosas. Como primera medida hay que ir a hablar con el amigo ofendido y reconocer ante él la culpabilidad de todo, si por algún motivo esta persona no quiere vernos o escucharnos, una buena alternativa es enviar un mail expresando todo el dolor que esto le ha producido y pedirle perdón, o incluso una carta escrita de nuestro puño y letra será el doble de efectiva.
  • Para iniciar una reconciliación, hay que dejar el orgullo a un lado y admitir los errores para poder salvar una amistad que se aprecia, es decir, vencer el ego es un gran paso para lograrlo. En el caso de que la culpa sea de la otra persona, hay que darle el suficiente tiempo para que esta reflexione y se dé cuenta de su equivocación, si pasado un tiempo no hay noticias suyas, se aconseja llamarla y hacerle saber que lo que hizo le produjo dolor pero que esta dispuesto a perdonar y a olvidar.

Perdonar, olvidar y mirar hacia adelante

  • Lo mejor al iniciar una reconciliación es no profundizar mucho en el tema para no avivar emociones negativas, sino que al contrario, hay que recordar los buenos momentos y tratar de hacer que éstos sean más fuertes que cualquier otra cosa. Uno de los aspectos fundamentales es no utilizar intermediarios en este proceso, ya que no hay nada más valioso que enfrentar las cosas personalmente.
  • Para terminar cuando se decida a iniciar una reconciliación, también hay que perdonar todo aquello que a lo mejor la otra persona haya dicho en un momento de enojo y entender que así como usted se puede descontrolar, las otras personas no son ajenas de hacer lo mismo. Un lindo detalle que al amigo le guste nunca esta de más y sumará un punto a favor de la reconciliación.