Cómo iniciar y mantener una rutina de ejercicios propia

Para seguir una rutina de ejercicios sin abandonar el buen propósito a mitad de camino debemos incluir nuestros hábitos diarios y estilo de vida en el tipo de actividades físicas.

En más de una ocasión habremos tratado de seguir una rutina de ejercicios físicos, aunque seguramente hayamos fracasado en el intento, por falta de tiempo o la poca motivación que produjo. Si se tomó la decisión de retomarla o establecer una nueva, lo más aconsejable es que se adapte a nuestra rutina y estilo de vida.

La Motivación

El motor que impulsará el seguir una rutina de ejercicios será la motivación que se pueda tener. Esto no será difícil de conseguir, pues la correcta forma de seleccionar los ejercicios será en base a sus propios gustos, la forma como lo disfrute será esencial en la motivación, pudiendo elegir entre su deporte favorito o inclusive el bailar la música de moda en su habitación.

 

Ponerse una meta es muy importante, sin embargo se debe considerar que no es necesario iniciarse con ejercicios muy trabajosos y pesados, pues lo principal será divertirse a través de las actividades físicas y no ser prisioneros de ellas.

 

Si se está iniciando por primera vez en una rutina de ejercicios o está volviendo a ella después de un largo tiempo, no piense que podrá lograrlo de un día para el otro, elija metas simples que aumenten dificultad con el tiempo.

 

Ejercicios de Iniciación

El ejercicio más recomendado para iniciar una rutina de ejercicios es salir a correr, se peude elegir el momento del día cuando nos sintamos más enérgicos, siendo más beneficioso si se lo practica en algún parque, pues ayuda a despejar la mente siendo ideal para las personas que sufren de estrés. 

 

Identifique lo que quiere lograr con la práctica de algún ejercicio. Si desea bajar de peso puede elegir entre abdominales o andar en bicicleta y en especial acompañarla de una dieta saludable. Si lo que busca es fortalecer su cuerpo, practique deportes como la natación, básquet o tenis. No se debe olvidar que cualquier ejercicio hará sentirnos mejor poco después de practicarlo.