Cómo interpretar el lenguaje corporal

El lenguaje corporal es un complemento muy útil para interpretar los mensajes que se reciben y elaboran contínuamente en las distintas situaciones comunicativas.

Cuando se interactúa con alguien, no solo hay comunicación lingüística sino también extra-linguística, por lo cual es importante atender a todas las señales para poder interpretar el lenguaje corporal de la otra persona y así comprender mejor la situación comunicativa obteniendo mejores resultados.

Prestar atención a las señales como emisor
Ya sea si se está hablando frente a un público o de manera personal con un individuo, siempre es conveniente observar y prestar atención al lenguaje corporal para poder interpretar de qué manera el mensaje comunicado está siendo comprendido y de qué manera impacta en el interlocutor.

 

Cuando un hablante toma el lugar de comunicador debe prestar atención a estas señales para determinar de qué manera influye en los demás, si es necesario repetir o reelaborar parte del discurso, agregar ejemplos, reformular conceptos o buscar una manera más sencilla de volver a plantear la idea que se quiere transmitir. También se podrá apreciar a través del lenguaje corporal si el otro se encuentra interesado, cómodo, incómodo, atento o incluso si está siguiendo correctamente el planteamiento realizado.

 

Emitir un mensaje oralmente tiene la ventaja de poder observar directamente al receptor y eso agrega al lenguaje corporal como otra herramienta comunicativa.

Prestar atención a las señales como receptor
En el caso de que se deba actuar como receptor en una situación comunicativa, también resulta muy útil el lenguaje corporal para determinar distintos aspectos en la persona que está hablando. Incluso se puede interpretar si la otra persona miente por el nerviosismo o la recurrencia de tics como tocarse la cara o el pelo, si se siente angustiado o incómodo mirando hacia abajo, si está enojado, decidido o tranquilo.

 

La curva de entonación que se emplea, los gestos, la mirada, los tics nerviosos, son elementos que forman parte del lenguaje corporal y que ayudan a decodificar aquellos factores que acompañan al discurso linguístico y lo complementan. Cuando la conversación se da de forma informal, la espontaneidad es un aspecto de gran relevancia ya que se pueden observar de manera auténtica las reacciones y primeras impresiones de la persona, así como también la comodidad o incomodidad que tiene en el momento.

 

El lenguaje corporal es un complemento valioso para la interpretación de cualquier situación comunicativa mediata, es decir, cuando los hablantes se encuentran en el mismo lugar y pueden observarse directamente. Depende de la capacidad de observación que tenga el individuo la cual le permitirá ir adaptando su discurso según las circunstancias.