Cómo jugar al bádminton: consejos para principiantes

Jugar al bádminton resulta una de las formas más divertidas de "sudar la camiseta"; ya sea uno contra uno o por parejas, treinta minutos al día de juego ayudan a mantenerse en plena forma.

El equipamiento básico para jugar al bádminton consiste en una raqueta y en el distintivo de este deporte, un volante o pluma. El objetivo es muy simple: situados los contrincantes en las mitades opuestas de una pista rectangular y separados por una red, hay que conseguir que el volante toque el suelo del contrario.

Agarre de raqueta y saque

El correcto agarre de la raqueta para lograr golpear el volante de la forma más efectiva es fundamental para jugar al bádminton. Hay dos tipos principales de presa: derecha y revés. En ambos, la clave se encuentra en la posición del dedo índice, encargado de imprimir la fuerza desde atrás.

 

El saque constituye también una de las claves de un buen juego. Al igual que el agarre, el saque puede ser del derecho o del revés. Para jugar al bádminton como debutante suele utilizarse el saque del revés, ya que su aprendizaje es más sencillo. Consiste en adelantar el pie derecho apoyando el peso sobre la pierna mientras con la otra mano se coloca el volante delante de las cuerdas impactando contra él, realizando un movimiento de balanceo ligero y sin tensiones.

Golpes de red: dejada y lob

Un concepto importante al jugar al bádminton es familiarizarse bien con el volante, compuesto de dieciséis plumas, así como con su giro en el sentido de las agujas del reloj. Todos los movimientos que hagamos con la raqueta tendrán como objetivo fundamental conseguir que el volante salga haciendo el máximo de giros, provocando que el retorno sea lo más difícil posible o, incluso imposible, consiguiendo el punto directo con nuestra dejada.

 

En cuanto al lob, se trata de un golpe que va desde la red con una trayectoria ascendente hacia el fondo. Consiste en golpear el volante alto y fuerte cuando estemos cerca del punto de impacto. Se utiliza en respuesta de una dejada o un remate.

 

A pesar de su aparente sencillez para jugar al bádminton a un buen nivel se requiere estar en muy buena forma, contar con fuerza, velocidad y excelente coordinación y habilidad con la raqueta. Sin embargo, para iniciarse en este juego es suficiente el interés por obtener los beneficios de una práctica saludable y muchas ganas de divertirse.