Cómo jugar a las canicas y ganar dinero

Jugar a las canicas resultaba un apasionante entretenimiento durante la infancia, pero ganar dinero con ello puede convertirse en tu negocio de adulto.

Jugar a las canicas de siempre se ha considerado un juego infantil, pero ganar dinero no. Ahora que has crecido puedes ganar dinero y jugar a las canicas a la vez, sin que te acusen de ser demasiado infantil. Organizando torneos de canicas en tu barro, erigiéndolas objeto de colección o incluso revolucionando el mundo de las canicas con nuevos conceptos como el mini-golf de canicas; sólo tienes que dar rienda suelta a tu faceta empresaria. 

 

Elegir las mejores canicas
Hay muchos tipos de canicas: de vidrio, de metal, de goma.... Las cuales a su vez poseen muchos tamaños, muchos calibres. Las más recomendables para ganar dinero son las de vidrio, pues dan posibilidad a más formas de ganar dinero, ya que tienen adornos en su interior que las hacen mas bellas y se mantienen en buen estado más facilmente que las metálicas (que se oxidan) o las de goma, que se pican y desgastan rápidamente. 

Fútbol con canicas
Trazando en la arena un pequeño campo de fútbol, por ejemplo de 50 centímetros de largo por 20 de ancho, y una serie de chapas, en las que peguemos a nuestros jugadores favoritos, más unas cuantas canicas, podemos crear un mini estadio de fútbol para poder jugar a las canicas y ganar dinero.

Para ello tasamos cada canica con un precio, por ejemplo, 1 euro, poniendo cada jugador pone 6 canicas. Al final de la partida cada gol efectuado se contabiliza como una canica para la persona que lo marcó, con la posibilidad de que cada rival pueda cambiar las canicas ganadas (en cada gol) por dinero. 

Mini-golf con canicas
En un pequeño campo de mini-golf para canicas, que podemos hacer nosotros mismos, con juguetes, y la ayuda de un cuchillo de extender mantequilla, podemos jugar al mini-golf con canicas. Cada golpe cuesta una canica, y cada canica, por ejemplo, 1 euro. Quien consiga ganar, se queda con todas las canicas usadas, canjeándolas al final de la partida por su valor en metálico.