Cómo lidiar con los topos de jardín

Lejos de la imagen entrañable que muchos podamos tener de estos pizpiretos animales, tener topos en el jardín puede resultar un problema más grave de lo que imaginable.

Los topos son unos pequeños animales insectívoros que se alimentan de gusanos y todo tipo de larvas. La presencia de topos en el jardín, reconocible por los pequeños montones de arena que dejan, causa grandes destrozos en el césped. Pero no sólo son problemáticos por cuestiones estéticas, ya que la rápida excavación de sus toperas --galerías que pueden alcanzar los 15 metros de profundidad, puede llegar a secar los árboles.

El mejor momento para enfrentarse  una plaga de topos
Deshacerse de los topos en el jardín puede tornarse en una tarea complicada pero no imposible si se los métodos específicos combativos se utilizan en el moemnto adecuado. Las estaciones del año en las que proliferan son la primavera y el otoño, y es entonces cuando preferiblemente se deben tomar las medidas. Sin embargo, no es necesario acabar con la vida de los topos, ya que se trata de un mamífero protegido, por lo que se debe optar siemore por aquellos métodos que simplemente los hagan huir para siempre.

Métodos tradicionales para librarse de topos en el jardín
Entre los métodos caseros, la presencia de perros o gatos en un jardín mantiene a los topos alejados, aunque también existen otros métodos tradicionales que no exigen mascotas. Entre los más efectivos destaca la introducción de trapos empapados en gasolina en las toperas; también resultan útiles las bolitas de naftalina o alcanfor;  ya que el olor que desprenden estas sustancias desagrada a los topos, provocando su huída. 

Otro método tradicional consiste en introducir la boca de botellas vacías en la madriguera, ya que el eco que producen también ahuyenta a los topos.

Productos comercializados
Entre los métodos ‘anti-topos’ que se pueden adquirir en el mercado existen varios sistemas de control, desde las trampas que los atrapan sin causarles la muerte (para posteriormente soltarlos en el campo), hasta la utilización de ahuyentadores eléctricos. Estos dispositivos, en forma de pequeños tubos que funcionan a pilas, se introducen en la tierra del jardín, al conectarlos emiten un ultrasonido que espanta a los topos sin afectar a las personas u otros animales y las plantas.

Sea cual sea el método elegido, bien la vía tradicional o unos de los productos de última generación adquiridos en el mercado, y una vez solventado el problema con los topos en el jardín, es necesario mantener el método utilizado durante un par de semanas para evitar su regreso.