Cómo limpiar las gafas sin que queden marcas

Limpiar las gafas de modo correcto y sin dejar marcas depende de varios factores, entre ellos, el tipo de lente y el material del que esté hecha la montura.

Limpiar las gafas correctamente garantiza una buena visión y alarga su vida útil, ya sea en gafas de ver o en gafas de sol. El uso de productos no adecuados o demasiado abrasivos puede dañar las lentes o incluso estropear la montura de las gafas. Para evitarlo, es necesario adaptar la técnica de limpieza al tipo de suciedad y cada clase de gafa.

Lentes orgánicas o inorgánicas

La limpieza de las lentes orgánicas o de plástico debe ser más cuidadosa que si las gafas cuentan con lentes inorgánicas, y aunque puede ser suficiente limpiar las gafas con agua y un trapo de microfibra, puede resultar útil el uso de jabones o soluciones específicas disponibles en cualquier óptica.

 

 

Si se prefiere la limpieza con agua y jabón neutro, es necesario controlar la presión del agua, ya que dependiendo del material de la lente, ésta podría quebrarse. Además, muchas monturas; especialmente las metálicas, pueden estropearse con el contacto del agua, o incluso las partes metálicas de las patillas, o los tornillos, podrían oxidarse.

 

 

Una vez mojadas las gafas, puede frotar los cristales suavemente y después secarlas cuidadosamente frotando suavemente con movimientos circulares los cristales con el paño de microfibra, evitando presionar en exceso las lentes, para evitar que éstas se desprenda de la montura, o incluso se rompan.

 

Sin motas blancas

A la hora de limpiar las gafas, es preciso asegurarse que el paño que se utilice esté perfectamente limpio, ya que algunas motas de polvo pueden dañar los cristales por ser especialmente abrasivas. Lo mismo sucede con algunos pañuelos de papel, que además de dejar restos de celulosa en las gafas, pueden rayar las lentes.

 

 

Por último, si las lentes cuentan con tratamiento antirreflectante, es necesario limpiar las gafas más a menudo y los expertos recomiendan limpiarlas con agua y jabón líquido neutro para que aguantes más tiempo limpias. Además. limpiar las gafas a menudo ayuda a conservar las lentes en perfecto estado durante más tiempo, protegiendo los cristales de rayones y abrasiones.