Cómo limpiar los asientos de cuero del coche

Limpiar los asientos de cuero del auto como un verdadero experto y sin salir del garaje, es posible. Con sencillas técnicas puede devolverle el brillo al más opaco de los tapizados.

Hay varios tipos de tapizados para el interior de los vehículos, pero los de cuero, además de resistentes, son elegantes. El mercado ofrece varias clases y colores de pieles, que se adaptan al gusto de cada cliente; según el color, el tratamiento puede ser más simple o un poco más complicado, pero manejado adecuadamente, el resultado al limpiar los asientos de cuero puede ser más que satisfactorio.

Asientos limpios y cuidados

  • Algunos amantes de las cuatro ruedas que quieren tener su auto en óptimas condiciones, optan por plastificar los asientos de cuero. Si bien es cierto que de esta manera protegen el material, el resultado es un interior poco atractivo. Afortunadamente, se pueden limpiar los asientos de cuero del automóvil y que éstos queden resplandecientes, sin necesidad de llegar a ese extremo tan poco estético.
  • Una de las técnicas más simples a la hora de limpiar los asientos de cuero, consiste en pasar por el tapizado, un paño de algodón o microfibra humedecido con agua. Este recurso basta para limpiar correctamente al menos que el asiento esté en extremo sucio. El agua no varía el color de la piel, una vez que se seca plenamente, el material retoma a su color original. También las toallitas de bebé se pueden utilizar para el mismo fin, con resultados igualmente útiles.
  • Si la piel tiene manchas más graves o el color del tapizado es más claro y delicado, pueden utilizarse productos específicos para limpiar los asientos de cuero. La espuma limpiadora para cuero, que se vende en cualquier casa de artículos para automóviles, es una buena opción que se consigue a un precio accesible y garantiza no perjudicar el material.
  • Finalmente, y para darle un acabado perfecto, se puede colocar una crema para lustrar cuero. Se aplica una capa y se pasa un paño seco, si hay excedente del producto se retira con un trapo limpio. Si por el contrario, se absorbe muy rápidamente, se puede añadir una segunda capa. Luego, se deja secar correctamente.

Otros consejos

  • Antes de pasar el producto o paño, hay que aspirar todos los asientos, sobre todo en las costuras, para retirar cualquier partícula de polvo. Cuando se utilizan productos químicos, conviene probar en una parte pequeña poco visible del tapizado para ver si la reacción es favorable. Por último, tener en cuenta que si este tratamiento completo se repite como mínimo cada seis meses, se garantiza la protección del material.